27-05-2018
"Hay que ver en la niebla"
Por Carlos A. Sortino (*)  @CarlosASortino 

Todo lo que aquí está dicho sólo pretende ser descriptivo. De ningún modo se reivindica como verdad absoluta ni contiene cargas valorativas. Desde esta perspectiva es que se proyecta su lectura, reflexión y debate.

 

De grupúsculos y orgas

 

Hay docenas de "grupúsculos" (pequeñas agrupaciones de militantes sin poder político) y menos de una decena de "orgas" (agrupaciones, pequeñas o medianas, ninguna grande, con cierto poder político). Todas estas agrupaciones, "grupúsculos" y "orgas", pregonan la unidad del campo nacional y popular. Sin embargo, del pregón a la acción, hay un camino largo que baja y se pierde…

 

Los grupúsculos están a la defensiva (ya los embaucaron muchas veces) o son subsidiarios de alguna orga. Una tercera característica, minoritaria pero sólida, es que los grupúsculos no se sienten grupúsculos, sino vanguardia. Pero esta es la creencia oficial de las orgas (llámense o no partidos políticos), lo que convierte a esos grupúsculos en patrullas perdidas.

 

Por todo ello es que resulta casi imposible su articulación hacia una movida política conjunta. Sospechan que quien promueve esa articulación sólo está enmascarando su real objetivo: la absorción. Y tienen sobrados argumentos, basados en la experiencia, para sostener la sospecha.

 

Dadas estas creencias y conductas, todos, grupúsculos y orgas, ponen proa rumbo al armado de las listas para cada elección (que, indefectiblemente, es tarea sólo de las orgas), con el objetivo de "colar" algún candidato o, simplemente, de formar parte de la campaña electoral por la lista de candidatos resultante, con fines altruistas o no Ver "La unidad es un sueño eterno").

 

De tradiciones, monopolios y sinceramientos

 

Los partidos políticos tradicionales, casi ausentes hasta aquí en este relato, son carcasas vaciadas del contenido al que estuvimos acostumbrados durante muchísimos años, meros albergues transitorios de grupúsculos y orgas de conductas autónomas, que sólo llegan a pactos de convivencia más o menos pacífica y alcanzan acuerdos de acción política por mutua conveniencia.

 

Y esto es así tan sólo por necesidad, dado que la Constitución Nacional (o, mejor dicho, los constituyentes de 1994) les ha otorgado el monopolio de la acción político-electoral: nadie puede postularse a ningún cargo electivo sin el aval de un partido político (Ver "La cuestión grupuscular").

Se me ocurre que esto podría comenzar a "sincerarse" si nuestros legisladores tuvieran el atrevimiento de revisar aquella ley electoral (5109, de la provincia de Buenos Aires), que permitía la organización, en elecciones municipales (aunque bien podría ampliarse este límite), de "partidos accidentales" que sólo tenían vigencia en cada comicio. Las Constituciones nacional y provincial hablan de partidos políticos, sin el aditamento de "permanente" o "accidental".

De remolques y metáforas

Este es, a mi juicio, el panorama político que tenemos por delante quienes alentamos un cambio de gobierno que retome el rumbo de un proyecto nacional, popular, democrático: hay que ver en la niebla. Como siempre.

Y también como siempre tenemos alternativas: la primera es dejarnos guiar por quienes viven en la niebla y están acostumbrados a remolcarnos, acostumbrados como estamos a que nos remolquen; la segunda es dejar en el camino nuestra cultura política, mandar a la mierda a los guías de siempre y hacer nuestra propia ruta.

En palabras menos metafóricas y ya utilizadas por mí alguna vez: la cuestión medular de cualquier organización es quién toma las decisiones y cómo lo hace. Este es el proceso político fundamental de los pueblos. Si estos pueblos no se plantean arrancar de su élite programadora el proceso de toma de decisión y control de las políticas públicas, no podrán desequilibrar la fuente de poder político ni las fuentes de poder del complejo institucional en su conjunto (Ver "Socializar la Política").

(*) Carlos Sortino exclusivo para Cadena BA. 15/04/2018

Periodista, ex docente de la UNLP. Referente de la Agrupación Municipal Compromiso y Participación (COMPA): https://www.facebook.com/COMPALaPlata/