27-02-2024
Javier Sinley
Por Carlos Fara (*)
O estaba tan bien hecho el cierre pol√≠tico que no habr√≠a grandes novedades, o se corr√≠an severos riesgos, como era de preverse. Si la previa a la votaci√≥n general hab√≠a faltado profesionalismo, ¬Ņqu√© hac√≠a pensar que todo iba a ir sobre ruedas en la votaci√≥n en particular? Ahora todo entr√≥ en la dimensi√≥n desconocida.

Una pregunta que naturalmente les surg√≠a a los periodistas post viernes era si la experiencia de la semana anterior le hab√≠a dejado aprendizajes al gobierno, dadas las caracter√≠sticas de su debut parlamentario. Pues evidentemente no. El oficialismo sigue trabajando sobre supuestos equivocados. Crey√≥ que el n√ļmero 144 era consolidado, cuando en realidad falt√≥ leer con Rayos X lo que hab√≠a sucedido.

Los 144 se conforman b√°sicamente con una mesa de 5 patas: LLA, PRO, UCR, Hacemos Coalici√≥n Federal (Pichetto) y Coalici√≥n Federal (de 4 gobernadores). Si una de esas patas se rompe o se sale, la mesa se cae. De movida, era dif√≠cil imaginar que se sostuviera en la misma magnitud en cada votaci√≥n en particular, porque 1) hab√≠a muchas disidencias espec√≠ficas, y 2) estaba pendiente resolver el tr√≠pode facultades ‚Äď privatizaciones ‚Äď impuesto PAIS. Los cuatro d√≠as entre ambas sesiones se deb√≠an aprovechar para terminar de cerrar todo con detalle y, si hac√≠a falta, se pod√≠a demorar la deliberaci√≥n un d√≠a m√°s. Pero‚Ķ algo fall√≥.

El gobierno ahora acusa de traici√≥n a algunos gobernadores ‚Äďaunque se le fue la mano con meter a todos en la misma bolsa- pero surgen varios interrogantes. Por ejemplo: ¬Ņel gobierno pens√≥ que la general implicaba autom√°ticamente la particular, y por eso baj√≥ al recinto relajado? ¬Ņlos gobernadores ‚Äútraidores‚ÄĚ dieron un gesto de buena voluntad en la primera parte, pensando que as√≠ negociaban mejor la segunda? ¬Ņalguien del gobierno prometi√≥ algo que a la hora de la verdad no se verific√≥? 

Muchas veces hemos clarificado en esta columna una regla elemental: el traidor lo es tal, en tanto y en cuanto lo dejen serlo. Es decir, si el aspirante a traidor la puede pasar mal luego, evita la inconducta. Pero si llega a la conclusi√≥n que es mejor negocio ser p√©rfido, lo har√°. Por lo tanto, el que tiene m√°s m√ļsculo ‚Äďel gobierno- debi√≥ asegurarse que los infieles probables sacar√°n las cuentas correctas al llegar al recinto. Obviamente eso no pas√≥. 

En pol√≠tica hasta el m√°s pintado puede hacer c√°lculos equivocados. Los gobernadores sospechados de alta traici√≥n podr√≠an haberse equivocado. De hecho, ahora se quedaron sin subsidios para el transporte p√ļblico (aunque de vuelta pagan justos por pecadores, otro error mile√≠sta). Pero ¬Ņnadie les advirti√≥ ‚Äúmuchachos, si no votan esto de m√≠nima, los dej√≥ de a pie‚ÄĚ? ¬°Bienvenidos a ‚ÄúCastalandia‚ÄĚ! Alg√ļn memorioso le deber√≠a recomendar al presidente que reconsidere su opini√≥n sobre los m√©todos de N√©stor‚Ķ

Un viejo refr√°n dice ‚Äúhasta el m√°s santo tiene su espanto‚ÄĚ. Algo de esto le debe haber pasado a algunos ‚Äúopositores colaboracionistas‚ÄĚ (no es un adjetivo feliz, pero se ha impuesto en las cr√≥nicas period√≠sticas, pedimos disculpas hasta en tanto y en cuanto encontremos otro m√°s adecuado), empezando por el diputado de la semana, por segunda vez consecutiva. Se trata de Miguel Angel Pichetto, que la vez pasada uso un ep√≠teto para los que aplaud√≠an. Esta vuelta inscribi√≥ una frase bilardista: ‚Äúno hay que perder, hay que ganar‚ÄĚ, pr√≥logo de la vuelta a comisi√≥n de la ex ley √≥mnibus.

Lo dijimos la semana pasada: el problema de una negociaci√≥n mal planteada era que delataba ‚Äúdonde renguea el perro‚ÄĚ. El viernes 2, con la aprobaci√≥n en general, todos los socios se enteraron y actuaron en consecuencia para sacarle m√°s cosas al gobierno, que no quiso dar. Los resultados est√°n a la vista. La victoria en el primer cuarto ‚Äďporque este es un partido de b√°squet, no de f√ļtbol, con mucha idas y venidas- se desfigur√≥ en el segundo cuarto.

Ahora el gobierno, enojado, se est√° vengando ¬°y hace bien! Pero ¬Ņqu√© era mejor negocio? ¬Ņsacar la ley o vengarse despu√©s? Porque ahora no tiene ley, y va a tardar mucho en tenerla, si es que alguna vez la tiene (no me quiero imaginar lo que va a ser la sesi√≥n del 1ro. de marzo). Sin embargo, la pregunta m√°s importante es ¬Ņel le√≥n y su s√©quito realmente cree que con agitando el clivaje ‚Äúla casta vs. la gente‚ÄĚ mejora su posici√≥n pol√≠tica? Analicemos esto con m√°s detalle, porque puede ser una clave de todo.

Existe un error frecuente en los an√°lisis que es pensar que las caracter√≠sticas de la oferta pol√≠tica se corresponden autom√°ticamente con la demanda. En el caso de Milei ser√≠a: si √©l propuso dolarizaci√≥n, sus votantes apoyaron eso, porque, si no ¬Ņpor qu√© lo iban a votar? Pero, es un poco m√°s complejo. La principal motivaci√≥n de sus sufragantes es que diera una pelea sin cuartel contra la inflaci√≥n, con dolarizaci√≥n o sin ella, con casta o sin casta: la metodolog√≠a es lo de menos. El tema es que los mismos nunca hablaron mucho de ‚Äúla casta‚ÄĚ en los focus, y mucho menos el resto del electorado. Ergo, hacer tanto hincapi√© sobre ese eje, poni√©ndose en v√≠ctima, a priori no parece muy rentable. Porque lo importante son los resultados y para eso hace falta construir poder. El oficialismo puede ganar alguna batalla con ese argumento, pero a la larga puede perder la guerra. 

¬ŅHasta d√≥nde har√° tronar el escarmiento? ¬Ņechar√° a funcionarios infieles? Es un gobierno curioso, donde un ministro echado sigue en funciones por razones burocr√°ticas hace 2 semanas. Donde el asesor estrella en comunicaci√≥n ahora tambi√©n es operador, aunque en plena campa√Īa se declar√≥ en una reuni√≥n interna como ignorante de la tem√°tica pol√≠tica. Mientras el presidente hace de aprendiz de brujo en X, hay alguien que est√° calentando en el banco para salvar a la Patria (recuerden que en Cumel√©n hay un Emir).

Tras la dolorosa derrota ante Arabia Saudita en el Mundial, Scaloni hizo 5 cambios y empezó a dar vuelta la historia. Esto recién empieza. El riesgo es la tozudez. Miley por ahora es Sinley.

*Por Carlos Fara. Analista Político. Presidente de la International Association of Political Consultant