27-02-2024
Jos√© Federico Papaianni y la "√ļltima foto" a Per√≥n
Sobre la √ļltima foto al tres veces presidente de los argentinos, Juan Domingo Per√≥n, M√≥nica Papaianni dijo: "El autor, mi padre" relataba: 'Ya han pasado 46 a√Īos de aquella escena, en el marco de un d√≠a lluvioso, de mucho fr√≠o, ese fr√≠o que viene de la tristeza y de otro volver a empezar". 

"Para Jos√© Federico Papaianni, el autor de la √ļltima foto de Per√≥n ese momento estuvo presente en su mente, y as√≠ cont√≥ cada detalle de lo que hoy, se convirti√≥ en una foto hist√≥rica", se√Īal√≥ M√≥nica y acto seguido relat√≥ en el medio digital "Avenid Argentina", lo que su padre Federico Papaianni hab√≠a contado en su momento: "Est√°bamos con Carmen, mi esposa, viendo televisi√≥n, cuando decid√≠ preparar el equipo y dirigirme al Congreso. En esos momentos era toda una odisea porque viv√≠amos en Los Polvorines y ten√≠a un largo viaje en tren hasta Retiro, y despu√©s hasta llegar a Rivadavia y Callao. Pero eso no era todo, el problema era entrar, poder rendir mi homenaje a Per√≥n y esperar el descuido de los custodios de L√≥pez Rega para poder sacar la c√°mara. Sab√≠a que ten√≠a que ser preciso, no pod√≠a fallar porque perd√≠a la oportunidad y pod√≠a tener un problema con los de la seguridad.

Tampoco me podía fallar la cámara, una Asahi Pentax, muy buena máquina, con un rollo de 400 assas, por la luz, pero el imponderable era el nerviosismo, que superé cuando logré llegar al féretro de Perón. Fue tan impactante que de golpe tomé el coraje que necesitaba y saque dos fotos, posterior a eso vinieron los custodios, ahí si tuve temor que me quitaran mi equipo, o el rollo, pero pude 'zafar' diciendo que no había podido sacarlas y si me autorizaban a hacerlo, cosa que no ocurrió, pero yo ya tenía las dos fotos que sabía perfectamente que habían sido tomadas correctamente. Cuando las revelé confirmé que ambas fotos habían salido bien.

Estas fotos eran un regalo a mi esposa, que no hab√≠a podido ir a despedir a Per√≥n por cuestiones de salud, ella las guard√≥ celosamente y como dicen las abuelas, bajo siete llaves, hasta su muerte. Despu√©s de ese triste momento, se las entregu√© a mi hija, a quien creo total merecedora de ese legado, y hoy me encuentro, a 43 a√Īos de ese momento hist√≥rico, en un reportaje que me hace mi propia hija. A veces pienso que hay hechos que signan el destino de una familia y este es uno de ellos. Tengo 96 a√Īos y la memoria de todo lo vivido, pero la mayor felicidad es estar junto a mi hija y mi nieto, viviendo en familia".

"GRACIAS TOTALES PAP√Ā!!!", celebr√≥ M√≥nica Papaianni, que para finalizar enfatiz√≥: "Hoy se conmemoran 46 a√Īos del aquel triste 1¬į de julio, hoy no tengo a mi padre, quien desde otro lugar a√ļn me gu√≠a, como Per√≥n gu√≠a el destino de esta Naci√≥n".