30-09-2022
"El mito del 25 viene asomando"
Por Gustavo Gabriel Zandonadi (*) @GustavoZandon11

La historia en la Argentina es el gran escenario para la creación de mitos. Se fabulan los grandes relatos, aparecen los primeros próceres reconocidos como tales y esas construcciones van adquiriendo una proyección filosofante. El registro de la Revolución de Mayo refiere a momentos de supremacía española sobre los rioplatenses, de sometimiento hacia los mestizos y desprecio por los africanos introducidos como mano de obra barata. Sin embargo al entrar en detalles podemos observar que las cosas no eran exactamente así.

El 1 de agosto de 1776 nació el Virreinato del Río de la Plata. Era una estructura política que contaba con 7.000.000 de km2, salida a dos océanos y su economía basada en la minería del Alto Perú, apoyada por la ganadería de la llanura pampeana y la yerba mate de las Misiones Orientales. No era una colonia al estilo de las británicas, francesas u holandesas. De hecho, si bien hubo excesos por parte de los Adelantados enviados por la Corona, la monarquía española puso mucho énfasis en sancionar un paquete de leyes que garantizaban condiciones de respeto a la vida e integridad de los americanos. Es importante destacar en este punto que el Derecho Indiano fue el corpus legislativo que actuaba como una barrera de contención y equilibrio entre peninsulares y criollos.

Otro mito es el que hay en relación al acceso a la educación y a los puestos dirigentes reservados únicamente a los españoles peninsulares. Haciendo un breve repaso por las biografías de los hombres del 25 de mayo, nos encontramos con un grupo de criollos que antes de ese día ya tenían presencia y participación en los resortes de poder de la época. Cornelio Saavedra, presidente de la Primera Junta, nació en Potosí (actual Bolivia) fue un comerciante devenido militar a causa de las Invasiones Inglesas. Manuel Belgrano nació en Buenos Aires en tiempos en que pertenecía al Virreinato del Perú. Se recibió de abogado en la Universidad de Salamanca y antes de la Revolución fue funcionario del Consulado de Comercio en Buenos Aires. Pero más llamativo es el caso de Mariano Moreno, el único rioplatense nacido como tal, en 1778. Fue abogado por la Universidad de Chuquisaca, fundada por los españoles en 1624 y en pie hasta el día de hoy, en territorio americano.

 La Leyenda Negra nos habla de un genocidio y saqueo español a lo largo de 300 años. Hemos ofrecido dos botones de muestra para sostener que el 25 de mayo no fue tanto, ni tan poco. No fue el nacimiento de una patria, si no el primer acto de descomposición de un poder político que supo construir un imperio que se extendió desde México hasta nuestra Argentina, incluyendo a Guinea Ecuatorial, las Filipinas y por supuesto, la Península Ibérica. Ese imperio, balcanizado, se convirtió en una veintena de países que aún conservando su origen y cultura comunes, no logran alcanzar acuerdos básicos de una política en común para recuperar presencia frente a los países centrales. Es por todo esto que yo no estaria tan seguro de colgar la bandera el 25 de mayo.

(*) Bachiller Universitario en Derecho. 

Nota de opinión de 28 de mayo de 2022 exclusiva para Cadena BA y Diario Platense.