24-11-2020
"La Plata: De polo productivo que no fue al científico que se propone"
Por Eduardo Capdevila (*) 

La ciudad de La Plata cumple un nuevo aniversario con la particularidad de vivirlo en pandemia, lo cual le corresponde y alcanza a todas las ciudades del país; con lo cual no es la excepción que los festejos tengan que realizarse mediante espectáculos vía streaming programados por la municipalidad.

También se da la particularidad esta vez de que los platenses amanecen con una serie de anuncios de grandes obras estratégicas y de gran magnitud, que se proyectan para los próximos años y algunas más en lo inmediato. Se habla de reacondicionamiento y traslado del aeropuerto, traslado de la terminal de ómnibus de 4 y 42 hasta la zona cercana a la bajada de la autopista a Buenos Aires, para mejorar su vinculación con los accesos y funcionalidad descongestionado el centro.

La mayoría son proyectos que vienen anunciándose hace décadas, aunque también se les suman a esas propuestas la creación de un tren que vaya por las vías de la circunvalación y la creación de un polo tecnológico administrativo en el predio de los antiguos talleres ferroviarios de Gambier, abriendo además en el lugar la traza cortada de la avenida 137 de 52 a 56 para integrar el barrio mencionado con Los Hornos.

De la megaobra del polo tecnológico y administrativo la apertura de la traza de la 137, cortada por el predio de 35 hectáreas, parece la más fácil de hacer en lo inmediato. En lo que respecta a la remodelación de los talleres de galpones y vagones arrumbados en un polo científico administrativo, es por demás esperanzador, aunque demanda mucho dinero, planificación y persistencia en la ejecución.

Además, hay que bregar para que esta reconversión de los talleres tenga mejor suerte que la última propuesta de reflotar el lugar de acuerdo a su perfil productivo original. Vale recordar que el último gran proyecto para el lugar se lanzó en los primeros tiempos del gobierno del fallecido Néstor Kirchner. El levantamiento de un complejo de talleres de refacción de vagones de subtes y trenes, que iba a generar un histórico movimiento de producción y mano de obra intensiva para la región, se hizo con un acto encabezado por el jefe de Estado, el gobernador bonaerense y centenares de funcionarios. El emprendimiento iba a estar a cargo de la empresa francesa Alstom.

El problema es que el mismo día en que se hacía en acto político en Gambier, el diario económico 5días de España publicaba que la firma había lanzado en Europa la Oferta Pública de Acciones (OPA), algo similar a la convocatoria de acreedores por quiebra. La conclusión fue que del polo productivo ferroviario sólo se montó una oficina ploteada y con el tiempo se creó un centro de monitoreo de seguridad.

Ya pasaron muchos años de aquel anuncio del polo productivo que no fue. Ahora aparecen otros anuncios de megaproyectos para la capital provincial. Ojalá que esta vez, el proyecto que reconvierte el centro productivo en un polo científico y administrativo para fortalecer estas labores universitarias y descentralizar oficinas, pueda concretarse; porque es una histórica deuda pendiente de la capital provincial y sede universitaria. Que, aprendiendo de los errores del pasado, esta vez se llegue a buen puerto; y que los festejos de un nuevo aniversario de la ciudad deriven en esperanza que se concrete en obras que la ciudad merece. 

(*) Periodista. Docente de la UNLP.
19 de noviembre de 2020.