22-01-2022
Con fuegos artificiales, música y elección de la reina
Carmen de Patagones: Realizó una vez mas la "Fiesta de la Soberanía Patagónica"
En la jornada del Domingo 6 de marzo, se llevó a cabo un nuevo día de espectáculos y actividades deportivas, en el marco de la Fiesta de la Soberanía Patagónica, Una gesta popular.

Las actividades se iniciaron por la mañana, desde las 9 horas, en el campo de doma de la Sociedad Rural de Patagones con la jineteada a cargo de la agrupación "Doña Cata Villarino".

Por la tarde, desde las 16 horas y con un buen clima, se iniciaron las actividades deportivas con maratón para chicos,. Jóvenes y adultos, como así también caminata familiar. Las mismas se desarrollaron en la costanera de Carmen de Patagones, con largada del muelle histórico Mihanovich.

La prueba central comenzó a las 18 hora con gran participación de maratonistas. Posteriormente se efectuó la entrega de los premios.

Por otra parte, en el ámbito de los espectáculos, el escenario "De los cañones", desde las 19 horas, fue protagonistas de presentaciones infantiles. En la oportunidad se presentaron las obras "La gran con-Fusión" con Miguelina Lariguet y Cecilia Willians y "Un cirquito casi imposible" con Pablo Mario.

Más tarde, desde las 20.30 los espectáculos comenzaron en el escenario mayor "Zacarías Herrero" que se ubica frente a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen sobre la plaza 7 de marzo.

De esta manera, se presentaron los músicos Luís Aliberti (Solista Instrumental), Hueney Ruca  (Conjunto Instrumental),  Sayén (Dúo Vocal), Escuela Municipal de Folklore Cata Villarino y Florencia Rupayán.

Previo al espectáculo central, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino a las doce de la noche del domingo, para recibir al día lunes 7 de marzo, tras lo cual la gran cantidad de gente observó el increíble show de fuegos artificiales que iluminó el Poblado Histórico de Patagones.

De esta manera, con una gran cantidad de público se presentó el Dúo Los Tenores integrado por Daniel Fernández y Pablo Skrt. Con un espectáculo impresionante, los Tenores cautivaron la atracción de la gente que se acercó para disfrutar del show.

Posteriormente, se realizó la elección de la nueva reina y las princesas. En esta nueva edición se presentaron once postulantes.

Tras la elección del jurado integrado por representantes de los medios de comunicación local y autoridades municipales, se seleccionó a la nueva soberana.

La joven que fue elegida Reina para representar a Patagones se llama Agustina Mayer, de 17 años, residente en la localidad de Juan A. Pradere. La primera princesa es Celeste Jauge de 18 años de Carmen de Patagones, mientras que la segunda princesa es Yamila Castillo de 17 años de la ciudad de Viedma.

De esta forma integrantes del jurado concretaron la entrega de premios a las ganadoras, mientras que el intendente Ricardo Curetti fue el encargado de coronar y entregar el cetro a la nueva Reina Agustina Mayer. También estuvo presente la presidenta del HCD de Patagones Stella Fibiger, quien hizo entrega de ramos florales y coronación de las princesas.

Invasión Brasileña día 7 de Marzo de 1827

Carmen de Patagones era, hacia 1827, una pequeña aldea de alrededor de novecientos habitantes enclavada en pleno territorio tehuelche. Luego de años de infortunio, sus pobladores habían logrado una relativa prosperidad gracias a la explotación de las salinas que abastecían a los saladeros rioplatenses y a los que aquí se instalaron. Estos impulsaron la expansión de la ganadería local mientras que el incremento del tráfico marítimo brindó mercados a la producción triguera.

Entre 1825 y 1827, Patagones se vio envuelto en la guerra entre nuestro país  y el Imperio del Brasil por la posesión del actual territorio uruguayo. El bloqueo del puerto de Buenos Aires por el enemigo hizo de  Patagones un puerto de  corsarios a donde éstos conducían a los barcos mercantes brasileños apresados con mercancías de todo tipo y  esclavos africanos. El enorme daño que se le infligía a la economía del Imperio indujo a Pedro I a arrasar el Carmen.
En 1826 los maragatos recibieron dos malas noticias: la inminencia de la invasión brasileña y la imposibilidad del gobierno central de enviar refuerzos militares. La angustia se apoderó de la población, pero el coraje y el amor a su tierra pudieron más y aquí se quedaron derrotando su propio temor.

Finalmente, en la madrugada del 7 de marzo los invasores desembarcaron alrededor de 400 infantes que emprendieron una fatigosa marcha de tres leguas por el monte cerrado.  La mitad de esta tropa veterana eran mercenarios ingleses como lo era su comandante el capitán James Shepherd.

Cuando el sol asomaba en el horizonte, el enemigo coronaba el cerro de la Caballada. Pero Patagones estaba preparado. En el cerro estaban el subteniente Olivera con ciento veinte jinetes, la mayoría de los cuales eran civiles: chacareros, hacendados, peones, artesanos y comerciantes, además de los gauchos del baquiano José Luis Molina. En el río, los corsarios Harris, Soulin y Dautant y sus tripulaciones, bajo las órdenes del comandante Santiago Jorge Bynon; en el Fuerte, las mujeres y los viejos junto a la infantería africana.

Los jinetes maragatos descargaron sus fusiles e hirieron de muerte al capitán Shepherd. La columna enemiga, agotada, sedienta y sin conductor, comenzó a retroceder buscando el río, pero la caballería de Olivera la arrolló encerrándola entre el río y el monte, envuelto en llamas por la astucia de Molina.  A todo galope, un combatiente  patriota de diecisiete años, Marcelino Crespo, entró al pueblo por la calle que hoy lleva su nombre gritando la victoria.

Acto seguido, Bynon dirigió el asalto a las naves  imperiales, el que concluyó entrada la noche con el arriado del pabellón de la corbeta Itaparica.

Dos de las banderas arrebatadas al invasor que aún se conservan en el templo parroquial dan cuenta del temple de un pueblo altivo que fue capaz de valerse por sí mismo en una circunstancia tan difícil.