11-07-2020
CUARENTENA "RESPONSABLE"
Abren más comercios en Capital y Larreta alerta: "Si la gente no acompaña vuelve todo para atrás"
El jefe de Gobierno asegura que si no se cumplen las reglas, se puede volver a mayor restricción que al inicio del aislamiento. Abren negocios y arranca construcción para demoliciones y excavaciones.

Horacio Rodríguez Larreta le dedicó este lunes un importante periplo radial, a dar detalles de cómo será hoy la jornada de inicio del ensayo de una cuarentena "responsable", que apela al control social para su éxito. Lo hizo tras dos jornadas de aumento de casos de contagios por coronavirus que le marcan al distrito porteño un récord dramático como geografía más afectada del país, junto con el conurbano. Allí, los intendentes bonaerenses miran a la Capital, pero se inclinan por imprimirle más cautela al reinicio de la economía: abrirán sólo 180 empresas.

Se agrega ahora el temor por un repique en lugares donde ya no se daban casos, una inquietud en el mundo y también, en lo local, el aumento importante de casos en los barrios más vulnerables donde es más difícil evitar la propagación del virus.

En principio, Larreta aclaró que "el promedio para saber si la apertura trajo más contagio, son aproximadamente 8 días, así que lo evaluaremos en ese plazo y además iremos viendo el comportamiento de la gente, esto será a diario..." y repitió que si no se cumplen las reglas "volvemos todo para atrás".

Así, el jefe de Gobierno porteño detalló algunas de las modalidades que tendrá la flexibilización de la cuarentena en esta etapa, que ya viene relajada de hecho en cuanto a la circulación de los vecinos y que en la previa se produjeron demoras de más de dos horas en accesos y egresos a la Ciudad de Buenos Aires.

En esta etapa de aislamiento, los comerciantes de las nuevas actividades que estarán abiertas al público de 11 a 21 de lunes a viernes, deberán controlar los DNI de los clientes. Hoy, en coincidencia con el número de día, pueden ir a comprar las personas con documentos de número par. Abrirán librerías, jugueterías, florerías, perfumerías, casas de artículos de decoración, materiales eléctricos, electrodomésticos, instrumentos musicales y bicicleterías, mientras que las compras esenciales (alimentos, farmacia) pueden hacerse en cualquier momento.

Los clientes podrán ingresar de a uno por cada 15 m2 y le pedirán también al comerciante que indique en la puerta del local cuántas personas pueden ingresar. Empiezan también a funcionar ferias itinerantes del Gobierno porteño, las demoliciones y excavaciones con horario de 6 a 14 y, entre otras actividades, la administración de escuelas privadas. En principio saldrán 1.500 empleados del Gobierno de la Ciudad a repartir folletería y a explicar normas como la imprescindible de mantener el distanciamiento entre personas, que será demarcado en cien calles porteñas, que a su vez agrandarán el espacio peatonal para facilitar las colas.

Cronogramas, horarios y protocolos parecen complicar el cumplimiento de nuevas normas y el mayor movimiento de personas aumentar los contagios, una realidad que admitió ayer el jefe de Gobierno.

"En las últimas tres o cuatro semanas aumentó la cantidad de gente circulando por la calle. Pero los contagios no aumentaron exponencialmente. En los últimos días aumentaron un poco más pero no se triplicaron...", explicó Larreta.

Según los datos que dio el jefe porteño "en la primera etapa de esta semana serían uno 128 mil trabajadores los que se suman", que si se toman "sobre el total de la población no es tan significativo", pero insistió con el distanciamiento y advirtió que "si la gente no nos acompaña en cuanto a mantener la distancia, tendremos que volver para atrás. Pero hasta ahora el cumplimiento ha sido muy bueno".

Larreta prometió "controles estrictos" en el transporte público para controlar que lo utilicen solamente la personas que desarrollan actividades esenciales.

Para Larreta "el riesgo de contagio existe" y "en los últimos 3 días los casos aumentaron mucho, tenemos que avaluar la semana y ver si es una tendencia o baja"

El jefe de Gobierno aseguró que tiene "muchísima preocupación, como la tenemos desde el primer día, por eso son tan estrictas las medidas que tomamos y los protocolos que hay que cumplir" y acerca de la situación de barrios vulnerables explicó que "desde el primer día dijimos que había sectores más sensibles, uno de ellos eran los barrios populares; las pautas de distanciamiento son más difíciles de cumplir. Tenemos un plan específico allí: con los testeos masivos, los centros para aislar adultos mayores. Lo mismo con los geriátricos: por eso nuestra insistencia en cuidar a los adultos mayores y que no salgan de sus casas; que se apoyen en sus familias, vecinos o en los voluntarios que pueden ayudarlos"

Más allá de la cuarentena, Larreta también habló de su relación con Alberto Fernández y con Mauricio Macri. Dijo que habla frecuentemente con el expresidente y marcó que "la relación que tengo con Mauricio es desde hace 20 años, con Alberto estoy trabajando ahora y lo hacemos realmente muy bien. Se trabaja en equipo, porque acá no hay partidismo que valga, yo trabajo muy bien con ellos como lo hago con los intendentes, todos trabajamos bien, como corresponde". (ámbito)