12-11-2019
CON EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES
Intendentes bonaerenses opositores esperan tener buena sintonía con Kicillof y preparan pedidos
En su primera conferencia el gobernador electo envió un mensaje a los jefes comunales "amarillos" y sostuvo que no se discriminará "a los municipios que estén en manos de la oposición" en el reparto de obras y recursos.

Con el nuevo mapa político en la provincia de Buenos Aires, los intendentes reelectos de Juntos por el Cambio se preparan para trabajar con Gobiernos de otro color político a nivel provincial y nacional, y si bien lamentaron el fin de la administración de María Eugenia Vidal, esperan tener "buena sintonía" con Axel Kicillof, mientras que algunos ya preparan pedidos.

En su primera conferencia como gobernador electo, Kicillof envió un mensaje a los jefes comunales "amarillos" y sostuvo que no se discriminará "a los municipios que estén en manos de la oposición" en el reparto de obras y recursos, tras sugerir que Vidal sí lo hizo.

Asimismo, les pidió que "sinceren" las necesidades y las emergencias en sus distritos. "Hasta ahora se taparon los problemas, ahora que van a quedar a la luz del día, vamos a abordarlos sin importar el signo partidario", declaró Axel.

"Esperemos que prime el diálogo", señaló Ezequiel Galli, de Olavarría, quien analizó que con más de 60 intendencias a manos de Juntos por el Cambio "necesariamente" tendrá que haber buena sintonía tanto a nivel nacional como provincial.

El intendente de La Plata, Julio Garro, quien logró remontar los resultados de las PASO e imponerse con una campaña desligada de signos partidarios, fue uno de los primeros en referirse a la relación que tendrá con el gobernador electo y dijo que supone que será "normal". "Cuando venga Kicillof a La Plata nos tomaremos un café y nos conoceremos", señaló.

"Me pone muy contento, porque si va a trabajar codo a codo con un intendente para que la ciudad tenga más brillo que el que tiene, me parece un notición. Se lo agradezco", dijo sobre la promesa del futuro gobernador de "jerarquizar" a La Plata.

En esa línea, su par bahiense Héctor Gay, señaló que no está "preocupado" por el cambio de color político a nivel provincial, ya que "la alternancia es una cuestión natural de la democracia". Mientras que Esteban Reino, de Balcarce, indicó: "Si queremos ser un país normal, la relación no debería cambiar. Vamos a pedir que se trabaje en el mismo sentido que lo hacía la gobernadora, queremos mantener el crecimiento en nuestro municipio".

"No hizo distinciones"

De igual modo, Sergio Bordoni de Tornquist resaltó que "Vidal no hizo distinciones políticas" con los municipios peronistas, y pidió que Kicillof "vaya en la misma línea". "Creemos que así será. Durante la campaña dijeron que venían a cerrar la grieta, así que vamos a confiar en eso. Si tienden a ser un gobierno más democrático, como dicen ellos, a mí me interesa muy poco el signo político, sino que el país salga adelante", resumió.

Asimismo, José Luis Salomón de Saladillo, sostuvo que la gobernadora "dejó la vara muy alta" con respecto a la relación con los municipios, y pidió que el nuevo gobierno "iguale" esa conducta. "Antes de 2015 las obras nos pasaban por arriba. Pedimos que tanto a nivel provincial como nacional sigan con el criterio de democratizar la relación con los municipios que inició Vidal", consideró.

Además, expresó que "el equilibrio de poder con el que quedó Juntos por el Cambio con 62 municipios ayudará a eso". Y añadió: "Entendemos que lo harán en el marco de los recursos económicos con los que cuente la provincia".

También se manifestó en el mismo sentido Miguel Gargaglione, de San Cayetano, quien el domingo se convirtió en el intendente más votado de la provincia al obtener un 73% de los sufragios. "Me tocó trabajar ocho años con otro color político (por el Gobierno de Daniel Scioli) y lo hice con seriedad, sin problemas, con una comuna ordenada. No creo que ahora sea de otra manera", dijo.

Las primeras demandas

Desde La Plata, Garro insistió en que le pedirá a Kicillof "todas las obras que aún nos faltan", mientras que su par bahiense dijo que esperará los primeros anuncios y designaciones porque "hay temas importantes que resolver en la relación provincia-municipios". Entre esas cuestiones, mencionó a la Policía Local y el subsidio al transporte.

Del mismo modo, Bordoni dijo que pedirá ayuda al Gobierno bonaerense para "normalizar las cuentas del municipio que se vio muy perjudicado por la inflación", al tiempo que mencionó que tiene un déficit importante en cuanto a proveedores, y sostuvo que sin fondos provinciales no podrá pagar los aguinaldos. "Tuvimos que recurrir a nuestro presupuesto para poder ayudar a la gente que no podía pagar la luz ni el gas porque las tarifas fueron por el ascensor y los sueldos por la escalera", sostuvo el jefe comunal, que siempre fue muy crítico respecto a las políticas económicas del Gobierno nacional.

Asimismo, Galli sostuvo que espera que en estos cuatro años se retome la obra del Polo Judicial, muy esperada por los olavarrienses. "Pretendemos que en los próximos cuatro años en algún momento se pueda retomar en conjunto. Después siempre surgen cuestiones que tienen que ver con la salud o con la seguridad", señaló. (DIB)