27-06-2019
PUERTA ABIERTA
PJ a tres bandas: gestos Cristina - Massa - Lavagna
El ex ministro de Economía dejó la puerta abierta a un diálogo con el kirchenrismo. Los gobernadores peronistas no lo aceptan como candidato único. Solá reclama definiciones por frentes electorales. El líder del Frente Renovador expuso en una escuela de periodistas. El tigrense sostiene su candidatura presidencial en Alternativa Federal al igual que el gobernador de Salta.

Con cada vez menos oxígeno en el peronismo federal, Roberto Lavagna puso su candidatura presidencial en stand by y por primera vez no descartó un acercamiento a Cristina Fernández. El ex ministro ya le había enviado una señal política al afirmar que la corrupción no está en su agenda de campaña y, consultado sobre un eventual diálogo con la ex presidenta, explicó que "uno tiene que estar dispuesto a conversar con cualquiera si tiene algún objetivo, si ha evaluado que esto puede contribuir en algo".

Lavagna intenta hacer equilibrio mientras tantea la evolución del dólar y la profundidad de la crisis económica para definir si será candidato presidencial. Desde Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Sergio Uñac ya le advirtieron en persona que no será candidato único de Alternativa Federal y que deberá someterse a una PASO. El economista rechaza esa posibilidad y comenzó un acercamiento a con los radicales disconformes de Cambiemos para intentar llevar su precandidatura a la Convención Nacional de la UCR.

"En este momento, diría que no porque a lo único que contribuye es a que se desdibujen ciertos límites que es bueno mantener", fue la respuesta de Lavagna en una entrevista radial cuando le preguntaron si se acercaría a Cristina. El ex funcionario dijo además que el plan "original" de Macri era "errado" y "se llegó a una situación en la cual los mercados registraron que la política económica no andaba, comenzó una fuga hacia el dólar importante y en ese momento el gobierno se quedó sin respuesta más que ir al Fondo, que diseñó un clásico programa de ajuste, como el que le designó a Grecia, que lleva diez años de ajuste". "Estos programas de ajuste son ajuste, más ajuste y más ajuste", subrayó.

Además admitió que "este año puede haber por supuesto una ligera baja de la inflación respecto a los últimos dos o tres índices, que han sido altísimos, pero no se puede realmente hablar del control de la inflación". "La inflación está claramente bien por encima de lo que se había previsto en el Presupuesto".

Aliado de Sergio Massa, el ex ministro de Néstor Kirchner también le advirtió al Gobierno nacional que "el jueguito con la tasa" de interés para contener la cotización del dólar "termina mal" y señaló que la gestión de Mauricio Macri tiene "una gran dificultad en entender que la realidad pesa más que el marketing". "Como ha dicho algún economista importante, este jueguito de la tasa y el dólar, donde para contener el dólar se lleva la tasa a niveles elevados, termina mal", dijo Lavagna.

La puerta que Lavagna le abrió a Cristina llegó al día siguiente de un amistoso intercambio de twits entre la senadora de Unidad Ciudadana y Massa a partir del robo de computadoras y servidores que sufrió el jefe del Frente Renovador en sus oficinas de la Capital Federal. Cristina Fernández se solidarizó públicamente con Massa y opinó que "el espionaje político que se vive en nuestro país es francamente intolerable". El tigrense le respondió que "trabajar para una Argentina diferente es una responsabilidad de todos".

En relación a este vínculo ambiguo entre Cristina y Massa, Felipe Solá le pidió al jefe del Frente Renovador que se pronuncie sobre la ex presidenta e incluyó a Lavagna en el proceso de unidad del peronismo. Además, criticó al fiscal Carlos Stornelli, que fue citado por tercera vez por el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, al considerar que "si Stornelli está siendo investigado y quiere seguir en la causa de los cuadernos va a perder toda autoridad" al no concurrir a la citación judicial.

El diputado nacional y precandidato a la presidencia aseguró que la unidad "es con todos los opositores, incluido Lavagna". También aventuró, en cuanto al armado de las próximas elecciones, que "va a desaparecer el PJ y se va a construir un frente", y que "si Massa insiste en hablar difícil, le va a ir mal. Tiene que hablar claro. Quiere a Cristina o no la quiere". (Ámbito)