18-04-2019
EN LA PLATA HAY UNA ORDENANZA QUE NUNCA SE CUMPLIÓ
Buscan por ley prohibir a los "trapitos" y "limpiavidrios" en territorio bonaerense
Así se desprende del proyecto presentado en la Legislatura por los diputados de Cambiemos Matías Ranzini y Guillermo Castello, que modifica el Código de Contravenciones provincial para sancionar ese tipo de actividades.

En la provincia de Buenos Aires quieren prohibir los denominados "ciudacoches" y "limpiavidrios", dos actividades que generan polémica y que ahora las autoridades buscarán, por medio de una ley, aplicar multas y hasta 10 días de arresto para los infractores.

Así se desprende del proyecto presentado en la Legislatura por los diputados de Cambiemos Matías Ranzini y Guillermo Castello, que modifica el Código de Contravenciones provincial para sancionar ese tipo de actividades.

El proyecto define a los cuidacoches o trapitos como las "personas que ofrecen voluntariamente y sin guardar relación alguna con la administración pública, servicio de estacionamiento o cuidado de vehículos que se estacionan a cambio de una retribución voluntaria de quien recibe el servicio". Además, establece que los limpiavidrios son aquellos que "ofrecen voluntariamente y sin autorización la limpieza de vidrios de cualquier tipo de automotor en la vía pública, ya sea en forma onerosa o gratuita".

Aunque no existen registros o relevamientos censales, la presencia de los denominados "trapitos" se extiende a casi todas las ciudades grandes o medianas del territorio bonaerense. Y la situación se agrava o intensifica en el entorno de festivales públicos, recitales o en los lugares donde se realizan actividades deportivas con asistencia de público masivo.

A partir de la modificación, los infractores podrían ser sancionados con multas de entre 200 y 1.000 pesos. O con 2 a 10 días de arresto por estar en la vía pública ofreciendo estos servicios. Estas penas se podrían agravar si quien está en falta "portare armas no convencionales", como elementos contundentes o similares que sirvan para quebrar alguna voluntad rígida. La propuesta deja abierta la posibilidad de incorporar la denuncia de particulares como método de detección de esa eventual contravención.

"Nos parece fundamental el proyecto porque ataca el primer eslabón de una cadena mafiosa que hay detrás. El sistema propuesto permitirá poner fin a las situaciones de tensión que se dan con los trapitos en las calles", explicó Ranzini. Y agregó que con esta iniciativa "estamos brindando a quienes transitan una herramienta de protección frente a quienes pretenden exigir una remuneración por algo que no les fue pedido, generando situaciones de intimidación, y muchas veces de violencia, que no pueden ser toleradas por el Estado".

En tanto, Castello consideró que es necesario "terminar con esta actividad de quienes se apropian del espacio público extorsionando y apretando a los ciudadanos". Tras asegurar que se desterrará "para siempre" esta actividad, añadió que "muchas veces, detrás de los cuidacoches, hay mafias que se han organizado para dividirse la ciudad como si fuera un botín, en perjuicio de los vecinos".

La Policía bonaerense identificó en el Operativo Sol a 3.289 personas que realizaban tareas de cuidacoches. De ese total 531 quedaron a disposición de la justicia por extorsión, contravenciones, por tenencia de estupefacientes, por poseer pedido de captura o por búsqueda de paradero. (DIB)