26-05-2019
La Plata: "Una acción colectiva ambiental en curso y una pretensión indebida de cobro por parte del Municipio"
Por María Sol Dellamea (*) @sol_dellamea
El estado de las veredas en la ciudad de La Plata, sus canteros arbolados que la hacen la ciudad verde por excelencia desde hace años, ha venido deteriorándose entre sus diagonales. El Municipio de La Plata que en 2016 obtiene un préstamo no reembolsable del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para ciudades Emergentes y Sostenibles debió haber puesto en valor todo el espacio verde y mermado en las habilitaciones sin evaluaciones de impactos que emite a diario sobre edificios y obras, pero lejos de hacerlo utilizó las rampas de acceso a las veredas como publicidad de campaña política mientras estaba demandado por tales cuestiones y luego pretendió trasladar el costo de reparación de las veredas que hizo en calles centrales a los vecinos por un valor altísimo cuando dicho costo se encuentra controvertido en la justicia.

Hasta el año 2016 más de 20 medios periódicos ya habían relevado graves problemas sobre las mismas que las volvían intransitables. En ese mismo año el municipio de La Plata obtiene un préstamo no reembolsable del BID para el programa Ciudades Emergentes y Sostenibles donde debiera haber puesto en valor arbolado veredas y el tema ambiental respecto de las habilitaciones que continuaba concediendo sin evaluación de impactos ambientales y generando una ciudad colapsada no planificada, como lo hace hasta hoy.

A fines de 2016 se hace lugar a un amparo ambiental en la justicia contencioso administrativa platense cuando una maestra lleva a sus estrados la causa en la cual cuenta cómo se cae en una vereda que tenía un poste posiblemente de señalización roto al ras del piso y se lastima el cuerpo la cara y la cabeza, perdiendo días de trabajo y demás, advirtiendo que toda la ciudad estaba en ese estado, las veredas estaban abandonadas con caños rotos de agua/cloacas, pozos en las veredas, postes recortados de hierro, y cada vez más cementadas con poco lugar para el espacio verde del que se empezaba a prescindir.

Marianela Caubet no sólo peticionó su indemnización ante el Municipio, sino también accionó en defensa del ambiente, la accesibilidad de las personas con movilidad reducida y las veredas en una acción de amparo ambiental a la cual se le hizo lugar en diciembre de 2016.y en dicho amparo representa los derechos de todos los vecinos a una ciudad accesible, verde y planificada.

Ello atento que, las empresas de servicios públicos generan un deterioro permanente zanjando las mismas porque los servicios colapsan frente a los permisos de construcción de casi 10 edificios por manzana en el casco urbano, en desmedro de la calidad de vida de todos los ciudadanos, pues los mismos se habilitan sin evaluación de impactos sobre las redes de servicios, y el ambiente circundante, el acuífero, zonas de amortiguación y vecinos preexistentes.

A partir de allí, se pretendió un nuevo relevamiento en colaboración con los vecinos y publicidad en medios periodísticos locales que reticentes a contar los hechos retacearon en caracteres la información desnaturalizándola al punto de no poder informar que se llamaba a los mismos vecinos de la ciudad a armar el mapa de veredas rotas por las causales que fueren, árboles que precisaban cantero y demás cuestiones de accesibilidad que se ordenó en la causa y se le confirió a la letrada a quien se hizo lugar el amparo colectivo ambiental. En dicho relevamiento se peticionaba con fotos del lugar, fotocopia de DNI de los damnificados para formar el mapeo que sería llevado a la causa para colaborar con la justicia, a través de esta abogada a quien se le confirió la potestad de recibir todos los datos para el mentado relevamiento.

El objeto de esta acción es lograr a) la incorporación de una proporción de espacio verde para mitigar el impacto de cemento que en la ciudad obra sobre las veredas, b) que sean removidos todos los obstáculos (caños rotos de servicios, postes recortados de cestos de basura y señalización y demás), c) se coloquen las veredas en estado de accesibilidad para personas con capacidades diferentes y movilidad reducida, d) se ejecute la sentencia de conformidad al plan de ejecución de sentencia que deberá acompañar el municipio producidas las pruebas, para hacer efectivo el cese y la remediación de los derechos vulnerados a sus ciudadanos, e) Se impongan las costas, intereses y costos al Municipio de la Ciudad de La Plata por habilitar sin control más de 10 edificios por manzana colapsando las veredas confiriendo de manera ilegal permisos que cuentan con beneplácito de la Omisión Ambiental Municipal al ceder el  50% de los terrenos que debieran ser utilizado para uso de la zona buffer (espacio de amortiguación verde arbolado) para construcción o cochera, y en cementar totalmente las veredas.

En estos términos se hizo pasible la solicitud de cese de daño ambiental con pretensión de que introduzca a costa del Municipio también cordón verde paralelo a las veredas de toda la ciudad (las que deberán ser accesibles) y se propenda al mantenimiento de salubridad y calidad de vida de todos los ciudadanos, al hacer lugar al amparo que ahora deberá abrirse a prueba.

En el interín durante la acción se comenzó a hablar de que se trasladaría a los vecinos el costo de las veredas cuando desde el Municipio se ha violado y persiste en violación del COU confiriéndoles derechos de manera ilegítima a los desarrolladores inmobiliarios, y por otra parte ha obtenido un préstamo no reembolsable del BID para el programa Ciudades Emergentes Sostenibles donde se advierte que dichos fondos ingresaron a las arcas municipales en 2016 sin necesidad de reembolsarlo, pero con un destino que no ha sido el adecuado a juzgar por los hechos.  

(*) Abogada especialista en Derecho Ambiental y de Consumidores y Usuarios.