20-02-2019
"La importancia de la comunicación"
Por Dardo Pereira @juanba2406

La palabra es un valor fundamental en la historia del hombre en la tierra. La historia es un poco la historia de la comunicación, o incomunicación, con los demás seres de su especie. Si esa comunicación fue con cantos de paz, o si fue con tambores de guerra, los resultados finales fueron, son y serán totalmente distintos.

El amor y el odio son dos grandes motores de la humanidad, sobre todo el último, que permite explicar las páginas más amarillentas y tenebrosas de la historia de la humanidad. El hombre siempre ha tratado de comunicarse con sus semejantes. Por supuesto no siempre lo hizo con el éxito deseado. Las primeras formas, elementales y primitivas, de comunicación que tuvo el ser humano fueron  interpersonales, de uno a uno, y durante siglos se mantuvo esto sin mayores cambios. La antigüedad y la edad media son testigos fieles y mudos de este tipo de comunicación.

Se fue cambiando la comunicación de uno a uno, por la de uno  a varios, con el lento paso de la historia y de los adelantos técnicos que comenzaron a transformar el obrar, pero sobre todo el pensar del hombre. Sin lugar a dudas, la aparición de la imprenta, fue uno de los instrumentos más trascendentes, por no decir el de mayor importancia de la evolución de la humanidad, ya que permitió instalar la comunicación de uno a varios.

Con  la imprenta el hombre dejo de navegar por ese sombrío mar de las tinieblas, y paso a ver una claridad, que antes le había sido negada sistemáticamente. El hombre tuvo a su alcance el invento más formidable de la historia de la comunicación: el libro. Y el hombre con el libro pudo leer, el hombre con el libro pudo pensar, el hombre pudo razonar y hacer cosas diferentes, a las que había hecho hasta ese momento.

Y el hombre no fue un hombre, fueron cientos, fueron miles, fueron millones de hombres, que cambiaron los valores de una sociedad atrasada e ignorante.  Entendiendo desde ese instante  a la ignorancia, no simplemente como ausencia de conocimiento, que lo es. O como carencia de conocimiento, que también lo es. Sino como algo mucho más rico y trascendente, como la afirmación del desconocimiento. Que es el primer paso para empezar a caminar hacia el conocimiento.

Finalmente paso mucho tiempo, aunque infinitamente menos que el periodo anterior,  para llegar a los tiempos que corren, en donde la comunicación es de varios a varios. Ahora somos varios los que hacemos la  comunicación, aunque sin negar la importancia del sujeto comunicacional superior, que puede estar corporizado en grandes pooles empresarios que pueden llegar  además a distorsionar la verdad, en muchos casos ocultando intereses inconfesables, que tienen que ver con el dinero y el poder.

No obstante estas particularidades, la comunicación sigue ampliándose no siempre con la calidad y la limpieza que uno espera. Hoy aparecen con fuerza las nuevas tecnologías  en donde las formas escritas van siendo reemplazadas por las más variadas fuentes de comunicación, y en muchos casos la comunicación se va transformando en una creación colectiva de redes, o diferentes grupos sociales.

Está claro que la comunicación puede ser el gran evento de matriz revolucionaria, para cambiar la historia de la humanidad y llevarla a un destino distinto,  donde "la tribu" no sea el último bastión al cual  se debe llegar, sino el lugar de donde se debe salir para siempre. Donde "el relato" no sea el reflejo cruel de un hombre alienado y masificado, inserto en preocupaciones que no son tales.

La comunicación y una educación adecuada para  todos los hombres y mujeres de nuestra patria, en especial de los sectores más desposeídos y vulnerables de la nación, es la única herramienta para que el país tenga un destino de grandeza. Hay que transformar  a los "nini" en letrados, en hombres y mujeres que piensan, que se educan, que razonan por si solos, para que salgan definitivamente de "la tribu" en donde padecen sus miserables vidas y las de sus vecinos.  

Solamente con esos instrumentos en sus mochilas, podrán no solo cambiar sus vidas, sino también cambiar el rumbo de la nación. De la pobreza se sale de una sola manera: con educación y más comunicación.

Dardo Pereira, exclusivo para Cadena BA. Domingo, 13 de abril de 2018.

Odontólogo. Profesor de Historia. Presidente de la Sociedad Odontológica de La Plata (SOLP). Docente de la Facultad de Odontología de la UCALP. Escritor.