16-11-2018
Informe del ISEPCI
En el Conurbano bonaerense los alimentos aumentaron más del 50% desde en el último año
Según informe del  Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana la Canasta Básica de Alimentos en el conurbano bonaerense aumentó el 54% desde diciembre del año pasado y 57,45 en doce meses.  A este ritmo la inflación en los alimentos va estar más cerca del 60%.. 
La Canasta Básica de Alimentos en el conurbano bonaerense aumentó el 54% desde diciembre del año pasado y 57,45 en doce meses y a este ritmo la inflación en los alimentos va estar más cerca del 60%, según informe elaborado por informe elaborado por Isaac Rudnik yJuan Fresno, integrantes del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI).

Según el relevamiento mensual de los productos de la Canasta Básica de Alimentos del Indice Barrial de Precios en el conurbano bonaerense los precios subieron en octubre 5,82%. Una familia de dos adultos y dos niños pequeños requería en septiembre $8938,49 para cubrir sus necesidades alimenticias de todo el mes, y en octubre $9459.06 para solventar los mismos gastos.

Hace escasos diez meses la misma familia podía solventar una Canasta de Alimentos de iguales características con $6144,70. Con lo que el incremento que tiene a octubre es de 53,93% y si lo medimos respecto al mismo mes de 2017 asciende a 57,45%.

En octubre el rubro de verduras y frutas encabezó los incrementos con 12,50%, los productos de almacén crecieron 3,20%, mientras que las carnes subieron 9,93%. A lo largo de 2018 la harina de trigo lideró los aumentos (150%), los huevos y las papas siguieron la escalada con un 100%.

En un contexto recesivo generalizado, con un descenso feroz de la actividad industrial que bajó 11,50% según los propios anuncios oficiales, retracción del consumo interno, y aumento del desempleo, la suba de precios en general, y la de los alimentos en particular, no ceden. El ajuste de los presupuestos especialmente en los hogares de menores ingresos, continúa un proceso que no se detiene, mientras el gobierno reafirma su orientación económica bajo el lema "estamos haciendo lo que hay que hacer". Discurso que no augura ninguna perspectiva de mejora para la mayoría de las familias, que viven situaciones cada vez mas difíciles y complicadas. (RedEco)