22-09-2018
Educación: “El nacimiento del futuro”
Por Miguel Montalbó (*) @MontalboMiguel

Por la cara nos está pasando cómo en las calles de la ciudad nace el futuro. Con los pies descalzos, el pecho desabrigado, y un andar a la deriva. Futuro que muere en pocos años, por encierro, por la droga y, sobre todo, por indiferencia social. Ese "futuro" son niñxs viviendo el presente. El futuro será lo que será por el resultado de lo que nosotrxs hagamos (o no) en el presente. Los resultados, tarde o temprano, nos van a atravesar a todxs.

Quienes anhelamos una sociedad mejor, no podemos estar escindidos de lo importante que es la presencia del Estado en sus distintos ámbitos (educación, salud, seguridad, cultura, etc). Porque es el Estado el que permite equiparar los puntos de partida de quienes nacen en los estratos más pobres de la sociedad, con los de los sectores más pudientes (o también denominados sectores medios). Pero esto requiere de establecer lazos de solidaridad por encima de la mezquindad. Mezquindad que señala a lxs pobres como el mal de todos los males (creando mitos tales como: "viven del Estado", "son vagos", "se embarazan por un plan", etc), cuestionando así a "los de abajo" o a "los de al lado", invisibilizando y no cuestionando las verdaderas relaciones de poder.

Desde la llegada al gobierno de Cambiemos, el Estado se ha retirado, las políticas van en contra de todo anhelo a mejorar la sociedad. Políticas que acentúan su dirección en los negocios (dándole rienda suelta al festín de la famosa "bicicleta financiera", devaluación de la moneda nacional, tarifazos en los servicios que beneficiaron exponencialmente a miembros del gobierno, etc.), dejando de lado toda política social, que permita más y mejor educación, más y mejor trabajo, más y mejores servicios, más y mejor seguridad, etc.

Estamos en tiempos en que los gobiernos  (Municipal, Provincial y Nacional) están tomando decisiones que debilitan la educación. Decisiones tales como: establecer los salarios docentes "a la baja", disolver entes fundamentales que se encargan de la infraestructura de los establecimientos educativos, la destrucción de los Equipos de Orientación Escolar, el envío de un muy bajo presupuesto que no alcanza para cubrir la demanda en los comedores escolares, etc.

¿Es este el panorama que queremos?, ¿Cuál es el futuro de nuestrxs niñxs ante esta situación? Y a lxs niñxs que abandonan los estudios desde tan chicxs por tener que salir a trabajar, o por otras múltiples causalidades, ¿Qué les depara? Y de lxs que pierden el año porque en las escuelas no hay lugar, ¿Qué será de ellxs? ¿Qué hay de esxs niñxs que pierden días de clase cada vez que llueve, porque las calles que deben transitar son deplorables?

Necesitamos un Estado presente, solidario, y articulador. Para que una escuela funcione, no solo se necesita que el establecimiento esté abierto. Se necesita tener a lxs maestrxs bien pagos, lxs pibxs bien alimentados, barrios con sus  cuadras accesibles (iluminadas, asfaltadas o con mejorados que perduren, etc).

Se puede direccionar el dinero de lxs contribuyentes a maquillar la ciudad con ochavas, señalizadores de calle, luminarias y semáforos led, etc, como está ocurriendo en la ciudad de La Plata en estos momentos. Pero también se puede direccionar ese dinero a las demandas que más urgen a la ciudadanía. Por ejemplo: a mejorar los establecimientos educativos, a mejorar el salario de las cooperativas de trabajo, a la realización de bacheos y asfalto (de calidad, no que duren menos de un mes), a la seguridad, a la contención social (gente en situación de calle, mujeres víctimas de violencia de género), a mejorar el servicio alimentario escolar, etc.

Para que esto suceda, ¿qué se necesita? Voluntad y decisión política.

(*) Estudiante de Trabajo Social en la UNLP, gremialista del Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público y Afines (SUTEP) y referente de la Agrupación Municipal Compromiso y Participación (COMPA):.