18-08-2018
Fallo unámime del Tribunal Oral en lo Federal Penal 1 de Mar del Plata
Tres Arroyos: La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos organizó charla sobre juicio y sentencia contra la agrupación neonazi “Bandera Negra”
En Tres Arroyo, se realizó una charla organizda por la APDH de ese Municipio y el Concejo Deliberante, con la presencia del juez Bernardo Bidel miembro del Tribunal Oral en lo Federal Penal 1 de Mar del Plata, con el voto unánime determinó que los acusados, militantes de la agrupación neonazi "Bandera Negra" cometieron delitos que "incitan al odio" de "colectivos vulnerables" y que "generaron un envenenamiento del clima social" que lejos consideraron de ser confundido con una "bronca juvenil". 

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), filial Tres Arroyos, organizó conjuntamente con el Concejo Deliberante de ese distrito del sur bonaerense una charla en la que se puso de manifiesto una sentencia judicial novedosa y auspiciosa que dictó recientemente el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, que integró Bernardo Bibel, que fue parte de la actividad. 

El fallo estableció una condena severa a un grupo de jóvenes de ideología neonazi, al considerar que actuó como una asociación ilícita para intentar imponer su ideología por medio de la violencia. 

En forma previa a la disertación, tuvo lugar una conferencia de prensa con la participación del juez Bibel; y Fernando Lozada, integrante de la Asamblea por una Sociedad sin Fascismo de Mar del Plata que tuvo un rol protagónico en el proceso judicial. Laura Pereyra de la APDH, defensora oficial de Tres Arroyos y Matías Meo Guzmán, presidente del Concejo deliberante presentaron la actividad. 

Guillermo Torremare abrió la conferencia de prensa dando la bienvenida a los invitados especiales, hizo referencia al objetivo del encuentro y finalmente reflexionó sobre el tema. "No estamos exentos de que existan en Tres Arroyos grupos de jóvenes violentos que hacen de la discriminación y de las diferenciación entre ellos, motivos que a veces están en el límite de lo que debe ser una buena convivencia social-democrática". Luego agregó, "la APDH propuso esta charla para conocer la experiencia y que existen herramientas jurídicas cuando ocurren este tipo de cosas y demostrar a la sociedad la necesidad de estar atenta, activa y movilizada cuando nos encontramos en estos hechos de violencia, sobre todo cuando se trata de jóvenes. Son casos gravísimos cuando están inspirados en ideologías de odio". 

Evaluación 

El juez Bernardo Bibel manifestó sentir una doble alegría por estar invitado a la actividad organizada por la APDH y hacerlo en la ciudad "que me cobijó". 

Contó que en base a la experiencia de haber participado en juicios orales y públicos integró el Tribunal Oral de Mar del Plata, al que calificó como muy prestigioso, porque ya ha dictado fallos condenatorios o dictó sentencias ajustado a derecho en temas tan importante como delitos de lesa humanidad o vinculados con la violación de derechos humanos de la última dictadura cívico militar. 

"La agrupación que se formó para delinquir -explicó Bibel- una forma especial de asociación ilícita, tenía como propósito imponer sus ideas por la fuerza, agrupada frente a otros que piensan distinto, infundiendo temor en base al odio por solo el hecho de ser distinto o diferente. Cualquiera que conformaba un grupo étnico, religioso o cultural contrario a su ideología, era atacado a través del método de la violencia, pero no fue fácil divisarlos, por eso resultó muy difícil reunir las pruebas en su contra". Finalmente, afirmó que "se logró llegar a un juicio a mi criterio absolutamente justo".  

El querellante

Fernando Lozada fue querellante en uno de los expedientes. Dijo que "distintos actores y agrupaciones de Mar del Plata por los Derechos Humanos veníamos notando que había grupos que reivindicaban ideologías de odio, principalmente el fascismo italiano y emulaban a paramilitares de la última dictadura argentina, como la CNU (Concentración Nacional Universitaria) que también recibió por el mismo Tribunal condenas ejemplares". 

En este sentido, agregó que "estos grupos venían de tener vínculos con otros de Buenos Aires. Están relacionados, no aislados, y en momentos se hacen más fuertes y toman visibilidad". 

Sostuvo que tienen distintos perfiles, "pueden trabajar para captar jóvenes y hacer una tarea de formación, otros que realizan cacerías nocturnas y son más violentos, otros tienen aspiraciones políticas e interactúan". 

Según describió, en Mar del Plata la agrupación neonazi La Giachino, por Pedro Giachino, el primer caído en la Guerra de Malvinas, nuclea a otro grupo de choque y a otro con perfil más político, relacionados con una banda de rock Batallón Brigadier, que se definen como Rock Anti Comunista. 

Luego comentó que "a partir de 2011 se registraron hechos que se tomaban como casos aislados de violencia. Entonces a partir de 2014 sistematizamos la información y formamos la Asamblea por una Sociedad sin Fascismo, en la que registramos más de 40 hechos, aunque a juicio fueron 12". 

Sobre la intervención judicial, puso de manifiesto que "el Ministerio Público Fiscal armó una comisión especial formada por dos fiscales, con la dirección del fiscal general Daniel Eduardo Adler y esto hizo que se tuviera un aparato mayor para poder denunciar". Finalmente, valoró: "Gracias a que se hicieran marchas multitudinarias de más de 2500 personas se logró llegar a este juicio y que se haga justicia".   

El ataque a "colectivos vulnerables" 

El veredicto en el juzgamiento a un grupo neonazi fue leído el 3 de mayo. El Tribunal Oral en lo Federal Penal 1 de Mar del Plata, con el voto unánime de los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Bernardo Bibel, determinó que los acusados cometieron delitos que "incitan al odio" de "colectivos vulnerables" y que "generaron un envenenamiento del clima social" que lejos consideraron de ser confundido con una "bronca juvenil". 

Impuso una pena de 9 años y medio de prisión a Oleksander Levchenko; 9 años a Gonzalo Paniagua y Alan Olea; 8 años y medio a Nicolás Caputo; 5 años y medio a Giuliano Spagnolo y 4 años y medio a Franco Pozas. A Marcos Caputo, hermano de Nicolás y menor al momento de los hechos, se le ordenó un tratamiento tutelar durante dos años. Giordano Spagnolo, hermano de Giuliano, fue el único absuelto. 

La organización que integraban se llamaba Bandera Negra y los hechos juzgados sucedieron entre octubre de 2013 y febrero de 2016.  (La Voz del Pueblo)