22-09-2018
TEDEUM
La Plata: Monseñor Víctor “Tucho”Fernández: “El valor del ser humano no es negociable”
En su primer tedeum como arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, advirtió que el "valor del ser humano no es negociable" y aseguró que la defensa de la vida de los no nacidos y de los derechos humanos, no responde a un dogma exclusivo de los que solamente son creyentes, sino que es simplemente "humanismo".

En una catedral platense colmada por laicos, religiosos y autoridades locales y provinciales, monseñor Víctor "Tucho" Fernández presidió el primer tedeum al frente de la Arquidiócesis de La Plata.

En la homilía, el prelado hizo hincapié en la preservación de la vida, la dignidad humana y la ayuda a quienes están excluidos.

"Creo que la política se queda sin espíritu y se vuelve pragmatismo vacío cuando uno deja de amar la vida más frágil, la vida más pequeña y limitada, cuando ya no lo hiere la vida amenazada, cuando ya no se obsesiona por salvar a todos", opinó.

"En cambio el corazón político, que de verdad busca el bien común, siente a los otros como parte suya, los lleva dentro y todos son valiosos. Por eso le preocupa el cuidado de toda vida, protege la inmensa dignidad de cada persona humana. Desde los niños por nacer, indefensos e inocentes, hasta el más abandonado y olvidado de los pobres o enfermos", agregó.

El arzobispo platense aseveró que es "fácil entender por qué a muchos nos preocupa cuidar la vida de los que no nacieron para poder defender de verdad los derechos humanos. Porque los derechos de un ser humano se pueden defender en cualquier circunstancia solamente si ese ser humano tiene un valor no negociable".

Asimismo, recordó la defensa de la vida de los no nacidos y de los derechos humanos, no responde a un dogma exclusivo de los que solamente son creyentes, sino que es simplemente "humanismo".

En este sentido, monseñor Fernández citó al actual presidente del Uruguay, Tabaré Vázquez, quien vetó una ley de aborto y no movido por un dogma, "sino por una convicción profundamente humanista, la convicción de que la vida humana se defiende siempre o siempre quedará expuesta a cualquier atropello".

"La opción por los pequeños, por los más débiles, por los más pobres, supone percibir el altísimo valor de cada uno de ellos, e implica, según Francisco, 'servir al otro no por necesidad o por vanidad, sino porque él es bello, más allá de su apariencia… y esto diferencia la auténtica opción por los pobres de cualquier ideología, de cualquier intento de utilizar a los pobres al servicio de intereses personales o políticos'. "Cuánto vale cada ser humano", sostuvo.

En su homilía, monseñor Fernández cuestionó también la "teoría del derrame" donde los "capitales nunca llegan" y "siempre pierden los de abajo" y reclamó "apostar a la economía real".

"La devaluación está licuando salarios y ahorros", advirtió, y le reclamó a la clase política que busque maneras de "ayudar a los que apuestan en el país y a los que innovan y no a los que especulan".

Asimismo, se mostró molesto con aquellos que le dicen "populista" a Francisco: "Todo lo contrario, él siempre dice que cada uno tiene que tener trabajo para dar lo mejor de sí"