14-12-2018
ESTE MARTES
Presentan un programa de reinserción para jóvenes detenidos en cárceles bonaerenses
La gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, presentará esta mañana un programa de reinserción para jóvenes de entre 18 y 21 años alojados en cárceles de la provincia, que incluirá la construcción de una cárcel modelo que contará con talleres de oficios, aulas y atención sanitaria.

Acompañada por su ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, Vidal presentará el programa "Jóvenes Adultos" en contexto de encierro en la nueva unidad penitenciaria de Campana, que se inaugurará a fines de año, según indicaron fuentes del Ejecutivo provincial.

"La nueva unidad penitenciaria tiene como objetivo su reinserción social, generando oportunidades y brindándoles las herramientas necesarias para que puedan empezar una vida lejos del delito", señalaron en Gobernación, al tiempo que remarcaron que "vamos a trabajar desde dos ejes: la plena ocupación de los internos, a través de la educación, el trabajo, el deporte y la salida laboral, y el abordaje asistencial intensivo, enfocado en la salud y las adicciones".

La unidad está destinada a jóvenes de 18 a 21 años, de sexo masculino, que estén cumpliendo una pena menor a 5 años (relacionada con delitos como robos, hurtos o encubrimientos). Con una capacidad para alojar a 616 internos, contará con una escuela con capacidad para 480 internos y un aula taller móvil donde se dictarán cursos de alfabetización digital. En tanto, los talleres de trabajo ocupan más de 800 m2, con capacidad para 200 internos.

Situación actual

En el Sistema Penitenciario Bonaerense (SPB) se encuentran alojados 3.402 jóvenes de entre 18 y 21 años. De este total, un 6% tiene 18 años, un 18% 19 años, 33% tiene 20 años y el 43% tiene 21.

De este universo, el 97% son varones y el 47% del total se encuentran alojados en unidades y alcaidías del Conurbano. De ellos, más de la mitad (58%) se encuentra procesado por delitos contra la propiedad. El tiempo de condena promedio de estos jóvenes es de 4 años y medio, lo que para los especialistas "permite y habilita un trabajo adecuado para su reinserción".

Desde el Gobierno reconocen que "la sobrepoblación carcelaria es uno de los factores que impide asistir al segmento de jóvenes de manera adecuada", ya que ello "no favorece la plena ocupación de los internos, lo que potencia la conflictividad y dificulta el trabajo de los agentes en tareas de asistencia y tratamiento".

Además, se evalúa que la convivencia entre internos de diferentes edades y realidades genera "pactos de autoridad" y propicia conductas "violentas e inapropiadas". (DIB)