15-08-2018
EN LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Macri dijo que la situación en Venezuela es "insostenible" y pidió a Maduro que "deje de negar la realidad"
 "Millones de venezolanos se vieron obligados a dejar sus tierras, mientras que otros sufren la carencia de alimentos y la falta de servicios básicos. Que el gobierno deje de negar la realidad y acepte la ayuda internacional", dijo el primer mandatario argentino.

El presidente Mauricio Macri habló en la Sesión Plenaria de la VIII Cumbre de las Américas que se desarrolla en la ciudad de Lima, Perú, donde mostró su "preocupación" por la "crisis humanitaria insostenible" de Venezuela y pidió al gobierno de Nicolás Maduro que "deje de negar la realidad".

"Millones de venezolanos se vieron obligados a dejar sus tierras, mientras que otros sufren la carencia de alimentos y la falta de servicios básicos. Que el gobierno deje de negar la realidad y acepte la ayuda internacional", agregó el mandatario.

"Es una muestra de lo que puede provocar en una sociedad un proceso de corrupción descontrolado", afirmó. Macri advirtió que Argentina "va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, no es una elección democrática porque se atropella el derecho a elegir en libertad" y denunció la existencia de "presos políticos".

"Donde la democracia se debilita, la corrupción se incrementa, nuestra gente merece gobernantes honestos, que no se beneficien a sí mismos. Necesitamos garantizar que los bienes públicos lleguen a quienes más los necesitan, sin redes clientelares", afirmó.

"Los cambios no son fáciles, porque muchos quieren evitar las iniciativas de transparencia por miedo a que afecten sus intereses, así apuestan por la impunidad", agregó.

Macri pidió evitar "acciones que generen una escalada de tensión" y reiteró su "firme condena al uso de armas químicas" y "la existencia de facilidades dedicadas a su fabricación y/o almacenamiento", tras los ataques de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido contra Siria.

"En la delicada coyuntura de estas horas, la Argentina hace un llamamiento a la comunidad internacional para hacer esfuerzos que permitan preservar la paz y seguridad, evitando acciones que generen una escalada de tensión y, asimismo, insta a que se sigan caminos de diálogo en el marco de los compromisos internacionales existentes", dijo.

Las declaraciones que utilizó fueron las mismas difundidas por la Cancillería argentina minutos antes de su mensaje, en un comunicado de prensa.

El mandatario expresó también su "repudio" por el asesinato de dos periodistas y un chofer del diario ecuatoriano El Comercio, secuestrados por disidentes de la ex guerrilla de las FARC en la frontera con Colombia.

Más tarde, el Presidente mantuvo reuniones bilaterales. Con Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, conversaron sobre el seguimiento de inversiones mineras en Argentina, las exportaciones de carne vacuna y pollo, y las importaciones de cerdo desde el país norteamericano. Trudeau le hizo llegar la invitación para participar de la reunión del G7 en Quebec como observador.

Con el mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos, analizó los avances que ambos países lograron en el intercambio de información para mejorar los controles y el combate contra el narcotráfico. Además, estimaron la posibilidad de que la Argentina envíe a Colombia cascos blancos a la frontera con Venezuela.

Finalmente se reunió con Marco Rubio, senador de Estados Unidos.

Macri tuvo que suspender el encuentro previsto con el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, por problemas de agenda de ambos.

Pence necesitaba retrasar la cita para después del almuerzo de los mandatarios, pero Macri había pautado regresar no bien terminase la cumbre, con lo cual se arregló postergar la reunión para otra fecha, informaron fuentes oficiales.

Macri llegó a Perú el viernes, acompañado por la primera dama, Juliana Awada. Tras un breve paso por el hotel en el que está alojado, inició su actividad oficial en el Gran Teatro Nacional limeño, para participar del acto inaugural de la Cumbre, donde fue recibido por el presidente de Perú, Martín Vizcarra Cornejo, quien asumió el cargo el 23 de marzo último ante la renuncia de su antecesor, Pedro Pablo Kuczynski.

La comitiva argentina en Perú se completa con el canciller Jorge Faurie, el ministro de Producción, Francisco Cabrera; el secretario de Comercio Miguel Braun; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el vocero presidencial, Iván Pavlovsky.