19-04-2018
PARO DE MUJERES
La Corte aplicó descuentos a las trabajadoras que adhirieron al 8M
La Asociación Judicial Bonaerense (AJB) denunció que la Suprema Corte provincial, que preside Hilda Kogan, aplicó descuentos al salario de las trabajadoras del organismo que adhirieron el pasado 8 de marzo al Paro Internacional de Mujeres.

"Kogan, única mujer de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires, se autoproclama defensora de los derechos de las mujeres y se fotografía en las escalinatas del edificio principal portando pancartas en contra de la violencia de género", señaló el gremio de judiciales en un comunicado. A lo que agregó: "Sin embargo estas actitudes no se condicen con sus acciones".

Desde el sindicato apuntaron de manera contundente contra la titular de la Corte. "No sólo compartió panel para debatir políticas de género con el presidente del Colegio de Magistrados, Rodrigo Cataldo, denunciado por la AJB por maltrato laboral contra empleados de su juzgado  -en su mayoría mujeres-, sino que ordenó realizar descuentos a las trabajadoras que adhirieron el pasado 8 de marzo al Paro Internacional de Mujeres".

"Las mujeres protagonizamos una jornada de lucha ejemplar y masiva por nuestros derechos. Kogan desconoce la lucha del movimiento de mujeres. Para sus propios objetivos políticos organiza jornadas de debate sobre la cuestión de género y justifica en esos casos las inasistencias, mientras que a las trabajadoras que pararon ese mismo día les realizó el descuento en sus haberes", sostuvo la Secretaria de Género de la AJB, Celia Lorente, quien adelantó que reclamarán devoluciones.

El gremio señaló que además existen otras complicaciones en la Corte sobre sobre cuestiones vinculadas al género, ya que se niega "sistemáticamente a implementar la licencia laboral por violencia de género" y "a debatir la ampliación de la licencia por lactancia a dos años" -según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud- o el "reemplazo de las licencias por maternidad y paternidad por una licencia por nacimiento que desfeminice el cuidado".

"Venimos con una situación muy tensa porque no tenemos licencia laboral por violencia de género. Cada caso hay que hablarlo particularmente, y no existe un equipo interdisciplinario que intervenga para poder acompañar a las víctimas de violencia. No se cumple la ley de cupo de discapacidad y mucho menos accede a discutir la posibilidad de que se implemente el cupo laboral trans. Todas las cláusulas de género están siendo incumplidas", agregó Lorente. (DIB)




PI Global Media