16-08-2018
21F
Luis Barrionuevo toma distancia de la protesta de Hugo Moyano y busca acercarse al Gobierno
El líder gastronómico intentó comunicarse con Mauricio Macri, pero el presidente no lo atendió y lo mandó a hablar con Jorge Triaca

En el Gobierno analizan con frialdad la decisión de Barrionuevo, como si la hubieran estado esperando. Creen que al lado de la fenomenal capacidad de movilización que tiene el Sindicato de Camioneros, los gremios vinculados al gastronómico quedarían diluidos.

"No tiene un sindicato movilizante y en el escenario iba a estar compartiendo con dirigentes con los que no tiene relación", explicaron. "Además, ¿qué ganaba? ¿darle liderazgo a Moyano?". En efecto, Barrionuevo tiene más fuego político que gremial. "Cuando para, el café de enfrente al sindicato está abierto", chicanean en el Gobierno.

Triaca, de todos modos, no habló con Barrionuevo. A sus amigos, el sindicalista les dijo que sí lo hizo con segundas líneas, a quienes les expresó que nunca pensó en  acompañar la movilización de la CGT, "porque es un acto en defensa propia del Negro y su familia, que tienen miedo de ir presos".

Los gordos e independientes sí hablaron con el ministro de Trabajo y todos fueron anunciando, uno a uno, su distancia con la medida. Incluso uno de ellos, en diálogo con Infobae, reveló un dato que en el Gobierno no confirman. A saber, textual: "este viernes pasado no, el anterior, hubo una charla no sé si de Mauricio o Quintana con Moyano y se bajaron los decibeles, se freezaron los allanamientos, que venían con detención, y no hubo paro, solo movilización".

Es verdad que Moyano esperaba el procesamiento y detención de su hijo Pablo en la causa que le sigue el juez de Garantías de Lomas de Zamora Gabriel Vitale, en una causa de fraude contra el Club Independiente. También que varios de sus amigos le pidieron que no extremara sus posiciones. Uno, en particular, le hizo llegar a un funcionario el comentario de que Liliana Zulet (la esposa de Moyano, involucrada en tres causas judiciales) es ferviente admiradora de Macri. Increíble pero real, la información fue acompañada de un análisis interesado, explicando que "los gremios arman empresas propias para abaratar costos".

El Gobierno tiene razones para el festejo en Carnaval: no solo por el turismo interno récord en las plazas de todo el país, sino porque va logrando aislar una protesta de un modo que claramente lo beneficia, pegando a Moyano con el kirchnerismo. Mientras tanto, desde Punta del Este, Barrionuevo planifica sus próximos pasos.(La Nación)