19-04-2018
"Reforma universitaria: un año para celebrar, cien para trabajar"
Por Josefina Mendoza (*) @JosefaMendo
Hace unos días el Presidente de la Nación declaró el año 2018 como Año del Centenario de la Reforma Universitaria. Esto nos impone el gran desafío de colocar en la agenda pública la importancia que tuvo el movimiento reformista para la vida política de nuestro país.

En aquella época, los jóvenes universitarios afirmaban que, si con 18 años se podía elegir presidente de la nación, con más razón se podía y debía ser parte de la vida institucional y de la toma de decisiones de las casas de altos estudio. Merecemos hacer un repaso de cómo estamos y hacia dónde queremos ir.

A pesar de la gratuidad de nuestras universidades, ¿realmente todos los argentinos tienen la posibilidad de cursar una carrera? No. Solo el 1% de nuestra población se considera universitaria. Lo cierto es que existen limitantes más allá de la gratuidad que van desde lo económico, ya que en algunos casos para estudiar hay que ir a vivir a otra ciudad, sumar transporte y material de estudio. También hay que tener en cuenta el nivel educativo, dado que hay exigencias propias de la universidad que hacen que muchos jóvenes que no recibieron ciertos conocimientos básicos en la educación obligatoria no puedan permanecer estudiando.

¿Es la universidad completamente inclusiva? No. Su modalidad casi exclusivamente presencial hace que muchos ciudadanos no tengan la posibilidad de estudiar y trabajar. Excepto el caso de universidades grandes como la UBA, La Plata o Córdoba, en muchas casas de estudio no existe la posibilidad de organizar los horarios de cursada, ya que no hay suficientes comisiones de cada materia o los horarios no permiten empalmar con un trabajo de 8 horas.

Hay que decir que también hay cierta resistencia a que los estudiantes rindan bajo la modalidad libre, sin haber cursado la materia.

La gratuidad de la universidad garantiza el acceso a la educación. En países de la región estudiar es un verdadero desafío y a la larga termina siendo un privilegio reservado solo para algunos. Gracias a esa gratuidad es que muchas familias han logrado tener el primer recibido dentro de su núcleo, lo que cambia para siempre su destino.

Otra de las grandes ventajas de la gratuidad es que permite que miles de personas pasen por un aula universitaria. Quienes hayan cursado, a pesar de no haberse recibido, sabrán que ya no son las mismas personas que cuando entraron.

Vale aclarar que la permanencia y la graduación configuran uno de los mayores desafíos, ya que desde el Estado nacional se deben generar las herramientas que garanticen el derecho a la educación a través de becas que incentiven a los jóvenes a comprender que la universidad es una oportunidad al futuro. Hoy muchos argentinos ven en la universidad algo inalcanzable, una imposibilidad. Se necesitan becas que impulsen el estudio de las áreas estratégicas para el desarrollo nacional, como así también que por su pertinencia logren que los estudiantes elijan carreras cerca de sus lugares de origen para evitar los éxodos juveniles que cada año sufren los pueblos del interior.

Sin dudas una de las mayores responsabilidades del Estado es generar las condiciones para que la escuela pública cumpla su objetivo y así más jóvenes se encuentren en condiciones de llegar a la universidad. También es un desafío de la política en general poner la educación en agenda y que no se hable de ella solamente en términos de paritarias a principio de cada año lectivo.

Es necesario que la universidad, como contrapartida, genere condiciones para la concreción de una herramienta inclusiva, abierta, con oportunidades para todos. Tal vez la clave esté en volver a poner el punto sobre el estudiante, el verdadero protagonista. Algunas casas de estudio están innovando y ya están pensando en la educación a distancia como una alternativa a la modalidad presencial que a veces es limitante, sobre todo para aquellos que trabajan y estudian.

El centenario reformista nos interpela a dar un debate serio y así seguramente encontraremos la forma de combinar gratuidad, accesibilidad, progreso y graduación sin perder excelencia académica.

(*) Diputada nacional de la UCR en Cambiemos por la Provincia de Buenos Aires y primera mujer en presidir actualmente la Federación Universitaria Argentina (FUA).

Publicada este martes 16 de enero de 2017 en InfoBAE.



PI Global Media