17-06-2018
"off line"
Esas playas de la Costa Atlántica bonaerense para estar "tranquilos" y "desenchufados"
Según estudios, jóvenes y adultos pasan diariamente más de ocho horas frente a la computadora, el teléfono inteligente o la tableta; algo que puede resultar perjudicial a largo plazo. Hay destinos super tranquilos para pasar unas "vacaciones offline", en la Costa Atlántica bonaerense.

Según estudios, jóvenes y adultos pasan diariamente más de ocho horas frente a la computadora, el teléfono inteligente o la tableta; algo que puede resultar perjudicial a largo plazo. Hay destinos super tranquilos para pasar unas "vacaciones offline", en la Costa Atlántica bonaerense, como Mar Chiquita, Miramar, Monte Hermoso, Pehuen Co y Chapadmadal.

MAR CHIQUITA

Bajo un ambiente típicamente rural lindante con el océano atlántico, el partido de Mar Chiquita, cuya ciudad cabecera es Coronel Vidal, tiene diversas playas, muchas de las cuales son reinadas por la tranquilidad. Si bien Playa Dorada, a unos 10 kilómetros de Mar del Plata, es una de las más elegidas justamente por su cercanía con La Feliz, en general sus balnearios son la contracara del más importante destino turístico bonaerense. La atmósfera que se respira aquí es mucho más relajada y predominan los rincones bucólicos.

El ritmo se acelera en Santa Clara del Mar, donde todos los veranos se organiza la Fiesta de la Cerveza Artesanal. Con pintorescas construcciones de techo de paja y calles de arena, esta villa seduce desde su ubicación privilegiada con una propuesta ideal para la familia y los amigos que buscan la tranquilidad que ofrecen estas costas. Desde la costa o contratando excursiones embarcadas, una amplia variedad de especies en ejemplares de gran porte hacen al deleite de los apasionados por la pesca. Aquí, se puede disfrutar del sol y el mar a lo largo de la avenida costanera; cuenta con ferias artesanales, el Museo de Ciencias Naturales "Pachamama", el Centro Cultural Casa Azul y tradicionales cervecerías artesanales.

El Balneario Parque Mar Chiquita ofrece dos ambientes acuáticos, un amplio sector de playas y una albúfera única en el país (y una de las pocas del mundo) de 45 km2 de superficie, que recibe aguas dulces de la cuenca continental y agua salada del mar. El windsurf, kitesurf, kayak, surf, stand up paddle y la pesca junto a largas caminatas, circuitos de cicloturismo de aventura y desafiantes cabalgatas por el campo esperan todo el año a quienes juegan con el descanso y la adrenalina, tanto en el mar como en la laguna.

Otra buena opción es La Caleta, que está pasando Santa Clara del Mar, entre la más urbanizada Mar del Cobo y la salida al mar de campos privados de lo que es la estancia San Miguel. Y es la alternativa que varios encontraron para garantizarse descanso o para escaparse un rato de Mar del Plata. La localidad de 300 hectáreas y con no más de diez restoranes, mezcla un bosque de álamos, pinos y cipreses en su traza urbana con la playa.

MIRAMAR

Recostada sobre el océano, la bellísima Miramar está a 48 kilómetros de Mar del Plata y cuenta con 8 kilómetros de playas repartidas en 45 balnearios. Este destino combina playas de suave declive con la brisa de los pinares que allí habitan. Tradicionalmente fue conocida como la Ciudad de los Niños pero de un tiempo a esta parte, Miramar cambió su lei motiv y actualmente es la Ciudad de la Familia.

Una buena playa para estar "off line" es Mar del Sur, a 17 kilómetros de Miramar. Sin casino ni paseo de compras y menos boliches, el poco asfalto es un claro ejemplo del relax que uno va a encontrar por estas latitudes. Lo que abunda es la superficie de sus playas y el sol siempre presente, nunca oculto detrás de construcciones de cemento gigantescas como en otras localidades. Es un sitio ideal para que los chicos jueguen en la calle y los padres se relajen en medio de este entorno es campestre. Mar del Sur es una de esas villas donde se ven veraneantes de tres generaciones: abuelos, padres y nietos. Las caminatas sobre la costa prometen, hacia el norte, playas casi vírgenes con médanos y acantilados; mientras que hacia el sur, paisajes rocosos.

Además de la playa y el mar, el Bosque Vivero Florentino Ameghino es el otro gran atractivo para disfrutar todo el año en Miramar. A 5 kilómetros del centro por la continuidad de la RP 11, es un extenso bosque de 502 hectáreas repleto de senderos para caminar, salir a correr, pedalear o hacer una cabalgata. Para muchos éste es un centro energético con un aura esotérico; para otros, un sitio con un ambiente especial, con poco sol y casi sin pájaros; mientras que para la mayoría, simplemente un enigma.

MONTE HERMOSO

Monte Hermoso es una alternativa tranquila, con un paisaje más agreste y natural, lo que la convierte en un imán para familias y grupos de jóvenes. Se encuentra al sur de la provincia de Buenos Aires y tiene una de las costas más extensas, con 32 kilómetros de playa. Es la única ciudad del país donde el sol nace y se pone en el mar, permitiendo al visitante permanecer y disfrutar por mucho más tiempo de las playas, con luz hasta casi las 9 de la noche.

El mar es suave y las olas son pequeñas, lo que hace que sea más cálido que en otros lugares con una temperatura promedio del agua de 25 grados. El paisaje de Monte Hermoso es agreste y de abundante vegetación y avistajes de aves, a diferencia de otras playas de la Costa Atlántica.

Las playas del Oeste se extienden desde la calle Las Ballenas hasta el límite con la localidad de Pehuen Co. Allí se puede disfrutar de paisajes como Médanos Blancos y visitar los yacimientos arqueológicos. Las playas del Faro, que van de la calle Samborombón, son ideales para la práctica del windsurf y las Playas de Sauce Grande, para la pesca. En cuanto a las playas de la Desembocadura, están en el extremo de la ciudad, limitadas por el balneario Sauce Grande y ofrece espacios agrestes, con avifauna para disfrutar.

Uno de los puntos más reconocidos para descansar es la reserva forestal Paseo del Pinar, equipada con mesas y bancos de madera para hacer picnic, un circuito de salud y una cabaña de recepción abierta al público. Se organizan paseos guiados al faro Recalada, combinados con una visita al Museo Naval. Desde lo alto de la torre metálica (de 67 metros de altura) se aprecian hermosas vistas panorámicas, para fotografiar el balneario y sus playas.

A 7 km de Monte Hermoso, la laguna Sauce Grande es una reserva de avifauna y un paraíso para los amantes de la pesca, los deportes náuticos, safaris fotográficos y observación de pájaros. Además, cabalgatas y paseos en bote. 

PEHUEN CO


Esta villa, una magnífica simbiosis de bosque y playa agreste, está ubicada a unos 70 kilómetros de Punta Alta, y significa en araucano, "pinos y agua", expresión que sintetiza sus atractivos naturales, sobre todo el del mar, de aguas más cálidas que en otros puntos de la costa atlántica. Además, el clima natural invita a recorrer el Bosque Encantado, forestado con pinos, eucaliptos y cipreses y que está sólo a 5 kilómetros de Pehuen Co. En esta zona tanto Charles Darwin como, siglos después,  Florentino Ameghino, fueron deslumbrados por sus playas y las huellas de la prehistoria.

Más allá de sus playas tranquilas, uno de los paseos más indicados para tomar el pulso de este lugar agreste es el Bosque Encantado, forestado con pinos, eucaliptos y cipreses a 5 km de Pehuen Co. A 2,5 km del balneario, una serie de milenarias huellas fósiles permiten descubrir el origen geológico de la zona. Ese recorrido se complementa con los acantilados, que se extienden a lo largo de 3 km, a unos 12 km al oeste de la villa veraniega. Aquí fueron hallados restos de vertebrados de 5 millones de años de antigüedad.

Otros de los puntos de interés son son la capilla La Sagrada Familia, la Casa Molino, el Vivero Municipal, la Sala de Interpretación Paleontológica, los restos del Barco hundido La Soberana y la Casa Barco. Además, la existencia de bancos de arena fácilmente ubicables y cercanos a la costa hace de Pehuen Co un destino pesquero permanente de gran variedad, cantidad y calidad de especies ictícolas, que fluctúan de acuerdo a la temporada.

CHAPADMALAL

Saliendo de Mar del Plata, 8 kilómetros después del Faro, aparece Chapadmalal, una parada inevitable en el recorrido de la costa atlántica, tanto por su propuesta turística como por su serenidad. Lugar de descanso de presidentes argentinos, asombra a los viajeros con su distinguida apariencia engalanada por majestuosos edificios que han sabido conservar a lo largo de los años su originario estilo colonial, y entre los cuales prevalece por su belleza gótica medieval, el Castillo de la Estancia, construido en 1906. La Estación Chapadmalal es otro de los lugares que se pueden visitar durante los días de vacaciones. La misma es considerada una verdadera reliquia histórica que tiene una fachada de estilo inglés. Hoy en día, desde el andén, se mantiene un viejo almacén de inicios del siglo XX.

Próxima al Faro está la playa La Paloma, una de las favoritas de los surfistas, ya que las olas que se encuentran son una de las mejores del país. También los que se animan a desafiar las olas van hasta Paradise y Playa Redonda. También en la zona de Chapadmalal se encuentra el Manantiales Club de Mar, un exclusivo balneario para aquellos que busquen relajarse y divertirse a las orillas de mar. Mientras que a unos metros está Luna Roja, un balneario que se enmarca en un hermoso paisaje dotado por el mar, los médanos y la cascada del arroyo. Además en esta región está Playa Escondida, la única playa nudista del país.

El dato

Alquiler Argentina realizó una encuesta a cabañeros y propietarios de departamentos y casas de veraneo  para saber cuánto le saldrá irse de vacaciones este año a una familia argentina que, según estimó, busca pagar menos de $1500 por noche. Gracias a este sondeo, se puede saber que los principales destinos de veraneo tienen estas tarifas promedio: Mar del Plata entre $1.700 y $2.000 por noche (para cuatro personas); Monte Hermoso, entre $2.000 y $2.300 y Villa Gesell entre $1.800 y $2.200. Cabe recordar que el Gobierno bonaerense lanzó una promoción para veranear en Mar del Plata con descuentos que permitirán ahorrar unos $1.000 por familia por día. (DIB - Suplemento de viaje)