12-12-2018
construcción artesanal
Dakar 2018: Blangino vuelve con el Rastrojero V8
José Blangino mostró los detalles del Rastrojero, el artesanal vehículo argentino que participara nuevamente en el Dakar 2018. "Hasta mi mujer me ayudó en el taller", confesó el piloto cordobés. Mirá la entrevista, realizada por Carburando.
En el último Dakar, el público argentino se enamoró del Rastrojero, el vehículo que rememora otros tiempos de la industria automotriz nacional y que el espíritu artesanal de su piloto, José Blangino, motivó a los entusiastas de esta particular competencia a seguir de cerca su rendimiento. Un equipo modesto que dio toda la vuelta y que tuvo su recompensa con la llegada a la meta en el puesto 36º.

Blangino le mostró a Carburando cómo es en detalle el Rastrojero por dentro, que se destaca por su simpleza. El cordobés largará por octava oportunidad esta prueba, que esta vez tiene como gran estímulo la llegada a Córdoba, a apenas 23 kilómetros de su ciudad, Monte Cristo.

"Lo hemos desarmado a cero al Rastrojero, que también lo revisamos para evaluar el estado de la jaula, si había fisuras o no y si estaba en condiciones. Ya está completo para largar", se entusiasmó Blangino, que también aclaró sobre el impulsor V8 de 300 HP: "Es el mismo motor del año pasado".

"Durante 20 días será mi casa. Creo que lo vamos a llevar muy bien junto con Fernando Acosta, mi navegante", explicó Blangino, que también detalló el interior del Rastrojero."Sólo posee un cuentavuelta, un marcador de temperatura, el visor de la presión de aceite y nada más. Es muy peladito", comentó el cordobés.

"No somos un equipo oficial. Somos apenas cinco personas. El Rastrojero está preparado de una manera muy artesanal. Hasta mi mujer me ayudó a armarlo en el taller", resaltó Blangino.

"Lo más emocionante de todo esto fue el apoyo de la gente, que resultó increíble con el Rastrojero. El de ahora será mi 8° Dakar y jamás viví algo similar como en 2017", enfatizó el piloto de Monte Cristo. De las situaciones inolvidables del último Dakar, recordó: "Cuando se rompió la parrilla de suspensión en San Juan, apareció un Rastrojero que nos dio una mano con ese problema. Fue una ayuda de Rastrojero a Rastrojero".