18-12-2018
"Argentina y el mito del 'eterno retorno'"
Por Dardo Pereira @juanba2406

Sísifo es un personaje de la mitología griega,que da origen a la teoría del "eterno retorno".El fue quien por su extraordinaria astucia hizo enojara los dioses,que lo sentenciaron a un castigo eterno. La sanción que le impusieron fue condenarlo a perder la vista y a empujar perpetuamente una piedra  gigante montaña arriba hasta la cima, sólo para que volviese a caer rodando hasta el valle, desde donde debía recuperarla y empujarla nuevamente hasta la cumbre y así indefinidamente.

Abundando en más datos sobre el "eterno retorno", es Nietzsche quien plantea una concepción filosófica sobre el tiempo y su vuelta permanente al punto de partida. Para Nietzsche  el  mundo se extinguía y volvía a crearse, en una teoría circular en donde los mismos acontecimientos se repetían de igual manera, tal cual ocurrieron, sin ninguna posibilidad de variación. Pero el filósofo alemán planteaba además que no sólo son los acontecimientos se repetían, sino también los pensamientos, sentimientos, e ideas, una tras otra, en una regeneración infinita e incansable.

Parece que este mito del "eterno retorno"encaja de lleno con lo que vivimos  horas pasadas en la nación, y como siempre se suele dar en el convulsionado mes de diciembre. Mes que antes era el más esperado del año, era sinónimo de alegría y festejos, era ideal para un tiempo de balance y reflexión, ahora solo lo hace para intranquilizar a los ciudadanos.

Las escenas de violencia irracional que reflejaron las cámaras de televisión, nos hicieron acordar a las trágicas jornadas del 2001.Pero lo peor no era el aciago recuerdo, sino la peregrina idea de tirar abajo un gobierno democrático, porque se les da la gana, así porque sí.

Activistas armados con piedras, palos, hondas, morteros tumberos y otras yerbas, estaban preparados para ser protagonistas de "la revolución  popular", que solo tiene lugar en sus locas cabecitas,estancadas en un trotskismo atávico.Revolución por supuesto que nunca llega a hacerse realidad, porque la gente tiene deseos mucho más simples como que el dinero  le alcance hasta fin de mes,vivir en democracia, y por sobre todas las cosas en paz.

Pero los activistas vandálicos no estaban solos en su accionar, tenían su correlato en el Congreso,  ya que eran incentivados por una cohorte de diputados, con sueños de helicóptero, quienes en un claro accionar antirrepublicano y anticonstitucional, instaban  desde sus bancas  a propiciar acciones de un vandalismo destituyente. Vociferaban a gritos sobre una gigantesca represión hacia los manifestantes, que era exactamente al revés de lo que sucedía.La policía era demolida a piedrazos por los exaltados vándalos.

Las dramáticas escenas fueron suficientes para hacer olvidar a la misma ley, ya que lo que estaba en juego a media tarde, ya no era la ley, era la institucionalidad y la república.

Un capitulo aparte para el gobierno que pareciera estar más perdido que "turco en la neblina", ya que sus errores parecen hasta pueriles, especialmente en la elección de los tiempos, los voceros y las formas de comunicar y elegir las fechas para tratar temas tan trascendentes.

Al parecer lo peor ya paso, pero la democracia quedo herida, no de muerte, pero herida al fin. El gobierno deberá revisar muy bien su estrategia, porque con sus infantiles jugadas logro en el Congreso unir un peronismo que estaba dividido y atomizado. Con sus candorosos errores logro primero la unidad de abrazos y festejos, de ahí a la unidad táctica y estratégica había solo unos pocos pasos.

La Argentina tendrá que aprender muy rápido  de estos excesos y recordando al filósofo germano, encontrar pronto el "ubermensch" del que hablaba Nietzsche.  Esto es aquel ciudadano supra  humano que tenga una moral noble y acepta la voluntad del poder,  que  ame la vida y este mundo tal cual es, y sea capaz de superar el "eterno retorno".

Deberá saber el "ubermensch" que la vida es en parte dolor y en parte placer, pero no renegar por ello, solo soportar y superarla con un estoicismo heroico. Este prototipo supra humano de ciudadanos, es el que requiere nuestra patria en este tiempo,y tal cual si fuera  una especie de  raza de supra hombres, como una nueva generación fundacional de una república democrática  y participativa,sean ellos los paladines que hagan dejar definitivamente atrás el "eterno retorno"y las peores miserias de nuestra historia.

Dardo Pereira, exclusivo para Cadena BA. Miércoles, 20 de diciembre de 2017.

Odontólogo. Profesor de Historia. Presidente de la Sociedad Odontológica de La Plata (SOLP). Docente de la Facultad de Odontología de la UCALP. Escritor.