17-12-2017
Defensa de los consumidores y usuarios
Roberto Daoud de DEUCO: “Sin servicios públicos no podemos tener una vida digna, si lo podamos demostrar estamos a tiempo de parar estos aumentos”
El secretario de la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO) habló del tarifazo a los servicios básicos como la luz y el gas, y cómo esto repercute en las familias y en el conjunto de la comunidad. 
Roberto Daoud, el secretario de la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO), analizó la suba de tarifas de servicios públicos y expresó que "va a ser un año complejo" en materia de familias que se vean limitadas a acceder a los vienes básicos como la luz, el gas o el agua.

"Creo que hay que demostrar, que sin servicios públicos hoy no podemos tener una vida digna. Y me parece que en la medida que lo podamos demostrar y reclamar, todavía estamos a tiempo de parar estos aumentos", consideró Daoud, en diálogo con "No es lo que parece" por Radio Plus - FM 96.7 de La Plata.

- No hay bolsillo que alcance en la Argentina y a partir de ayer empezaron a regir los nuevos aumentos, si uno no se equivoca.

- Está ocurriendo y es una continuidad de estos dos últimos años, tal vez veinte meses, de donde arrancaron los aumentos. Acá la preocupación central es que uno no ve cuál va a ser el techo de estos aumentos, es como que hay una constante en donde hablar de 50% de aumento en la luz o en el gas, o un 70% en algunos casos pareciese que ser que fuese poco y estamos hablando de un área o sector donde creo que es primordial, ya no caben dudas, de lo que significa tener en una vivienda los servicios públicos. Tener un aumento como se viene, de la luz del 50% cuando ya tuvimos más del 200%, y tener un aumento del gas, cuando ya tuvimos un 300%, habla claro quién se está beneficiando con este tipo de aumento. Más allá de eso, lo que nosotros como asociación estamos de alguna manera bregando, hay sectores que directamente no van a poder cumplir con esa expectativa de pago y tener un servicio público. 

La semana pasada, estuvimos en una zona de Los Hornos, donde directamente los vecinos nos pidieron ver cómo podrían hacer para ingresar en el tema de la tarifa social que también de alguna manera empieza a ser cada vez más exclusiva. Hay tanta reglamentación para poder acceder directamente, casi conviene pagar el servicio y buscar de alguna manera el ahorro y no ingresar a la tarifa porque se tienen que hacer muchas modificaciones, a veces en las casas los papeles no están regularizados, con lo cual, regularizar todo el tema de papeles familiares, implica directamente una serie de gastos que terminan optando por no hacerlo. Creo que en estos días hubo una idea de tapar también este tipo de aumento con, lo que es muy importante, la ley vinculada a los electrodependientes, un tema que es muy importante pero que va a un sector muy reducido, y más allá de esta noticia positiva, lo que tiene que ver con los aumentos tapa cualquier buena cara que uno pueda hacer.

- Sí, a la vez, aumento en la salud y en las prepagas, y aumento de la nafta…

- Bueno, con respecto al aumento de las prepagas, el otro día había una familia que no lo podía seguir soportando y de alguna manera empezaban a ver cuál era su hospital público más cercano para poder ser atendido y para dejar, en todo caso, ese servicio de salud. Lo que analizábamos, porque no es un caso aislado, es que mucha gente va a volcarse al sistema público que ya se encuentra de alguna manera colapsado y que, creo que en todo el sistema de salud si empieza a haber un aumento periódico y, por qué no decirlo, abusivo de las prepagas, porque según ellos no resisten los gastos que tienen, creo que vamos a tener el año que viene un año muy complejo en esa materia. La nafta es justamente el condimento que pone la última frutilla a este tipo de aumento donde todo tiene que ver con los transportes, no solo en lo particular sino también pasajeros, lo que tiene que ver con la carga. Repercutir, va a repercutir en los aumentos de la vida cotidiana. 

- ¿Hay alguna posibilidad de frenar estos aumentos?

- El año pasado fue muy fructífero en lo que fue una lucha para frenar los aumentos, para evidenciar lo que significaban los aumentos, y la verdad que más allá de las presiones judiciales que ahora, por ejemplo, hubo un parate ,que sería una medida cautelar en Junín, en la cual nosotros nos vamos a estar adhiriendo nosotros como asociación.
Creemos que si no hay una decisión política de fondo, de buscar un servicio público inclusivo, creo que no hay una buena respuesta para esa pregunta. El gobierno tiene una decisión de llevar los servicios públicos al aumento a mayores. Ellos dicen que hasta el 2019 van a seguir estos aumentos y luego van a estar atados al aumento inflacionario, pero lo que nosotros vemos es que si eso se concreta puntualmente, habrá una regresión muy importante en la economía familiar y lo que significaba. De pagar un servicio público alrededor de $300 a $1500, significa una regresión en tanto uno tiene que dejar de adquirir otros vienen que ya eran parte de su vida cotidiana. 

- La gente pareciera que está adormilada. Sube el 30%, sube el 50%, sube el 70%. ¿Cómo crees que termina esto, con estas subas?

- Yo creo que termina un sector de la población sin servicios públicos. Y si es así, creo que tenemos que empezar a hablar de que se pierde la característica del servicio público, que por definición, es universal. Es decir, tiene que apuntar a que cada vez más gente, más usuarios, más vecinos, tengan la luz, el gas y el agua.

Termina con un servicio público menos democrático, con un servicio público expulsivo y con un servicio público tal vez para determinados sectores, pero para otros no.

Espero que no sea así. Espero que haya una lectura más integradora, más inclusiva, pero la idea es seguir aumentando con naturalidad, con frescura, como lo hace Aranguren que anuncia aumentos de 50% o 70%, como si fuese un 5%. Creo que va a haber muchos vecinos que van a quedar excluidos del servicio público. 

- Pero esos vecinos no van a ser sólo los de la periferia… 

- Por supuesto que no. Acá hay dos cosas que hay que ver, cuantos más vecinos queden fuera, va a implicar una merma y una falta de calidad del servicio porque repercute en el servicio. Por otro lado, como vos decís, mirá lo que es una jubilación mínima o un salario mínimo vital y móvil para muchas familias. Si alguien tiene una idea de que el salario mínimo, un poco más o un poco menos, es del $15000, y vos tenés una factura de luz de $1500 y una de gas de $1700, tenés alrededor del 25% de tu salario agotado para el recurso energético. Entrás en una línea de pobreza energética que realmente te hace dificultoso pagarlo, pero que si lo pagás, seguro que dejás de lado otros servicios esenciales como pueden estar vinculados a la educación, a la salud, inclusive a otros bienes que ya los tenías, como la posibilidad de irte de vacaciones, de comprar determinados bienes que ya no tenés. Creo que, la situación, lejos de ser normal y habitual como la están planteando desde el gobierno nacional, es para muchos ya consolidadas para vecinos que pueden hoy no tener el servicio pero muchos vecinos van a caer en esa situación, porque el servicio público deja de tener esa característica de universalidad y se aboca a ser un servicio solo para aquellos que lo pueden pagar.

- Algo que quieras decir para cerrar…

- Me parece que lo que tenemos que hacer, con este tema de los servicios, es participar mucho. Este año que cerramos ya, 2017, a diferencia del 2016 donde hubo mucha participación y muchos reclamos de los vecinos por el tema de los aumentos, creo que ha decaído. Tiene que ver con esto de tu pregunta, si se puede hacer algo o no. Pero me parece que los aumentos eran mucho más brutales el año pasado, se detuvieron, se frenaron, se suspendieron. Creo que hay que demostrar, que sin servicios públicos hoy no podemos tener una vida digna. Y me parece que en la medida que lo podamos demostrar y reclamar, todavía estamos a tiempo de parar estos aumentos.



PI Global Media