19-11-2017
"Cambiemos representa un cambio estructural en la política argentina"
Por Emilio Rodríguez Ascurra (*) @emiascurra

Los resultados electorales en la provincia de Buenos Aires y en el resto del país ponen a Cambiemos en un lugar distinto frente a la historia, ningún otro gobierno desde el retorno a la democracia había sido respaldado de forma tan contundente en las primeras elecciones intermedias, solo el radicalismo de Raúl Alfonsín había logrado este cometido.

Así, Cambiemos acontece como una nueva forma política nacional al tiempo que como un nueva forma de hacer política, en tanto superando el tardío dilema ideológico, ha sabido capitalizar la demanda de los vecinos concretos y no como conceptos abstractos, y ha puesto en marcha la gran maquinaria de la obra pública que a diferencia del kirchnerismo permite a los vecinos mejorar su calidad de vida, aun cuando esto sea recién un tibio comienzo, mientras que a estos últimos solo les ha servido para salir en los diarios rumbo al penal de Ezeiza, triste estampa de la historia nacional.

El aire que reina dentro del espacio Cambiemos no parece ser triunfalista, y no debe serlo, pues pocos dirigentes saben administrar victorias, al día siguiente de las elecciones el Presidente Macri encabezó la reunión de Gabinete comenzando con una frase clara y contundente: "yo no estaría tan contento", eso lo hacer ser uno de los grandes dirigentes del país, acompañado claramente por la leona bonaerense María Eugenia Vidal y la justiciera republicana Elisa "Lilita" Carrió.

Estas elecciones dejan al descubierto que se han roto en nuestra sociedad paradigmas, al estilo kunheano, que parecían infranqueables:

1.- Los argentinos hemos superado la creencia popular de que solo un gobierno peronista podía gobernar el país, y ni qué hablar de la provincia de Buenos Aires. Hoy ese partido político atraviesa su peor crisis, sin referentes claros ni rumbo definido;

2.- La Provincia, un país dentro de otro, puede ser gobernado por una mujer sin necesidad de malos tratos, gritos para la tribuna, ni insultos a la prensa, sino con firmeza y moderación;

3.- Ha reivindicado la lucha de grandes dirigentes sociales vapuleados en otros momentos de la historia en su lucha por una República en serio y seria, contra la corrupción y la impunidad garantizada, como es el caso de Elisa "Lilita" Carrió;

4.- Deja al descubierto una gran demanda social: política y honestidad deben ir de la mano, casi como valores intrínsecos, y la política no debe ser usada para beneficio propio ni del clán, sino una herramienta de transformación.

5.- Cambiemos emerge como el partido de la clase media trabajadora, pues ha cosechado notables triunfos en las capitales más importantes y populosas del país.

En síntesis el triunfo de Cambiemos marca una cambio estructural en la cultura política de nuestro país y sin exitismos ni victorias anticipadas, se prevee como la llave del cambio que terminará con sistemas anquilosados y oxidados de las provincias del interior.

(*) Emilio Rodríguez Ascurra, exclusivo para Cadena BA. 13 de noviembre de 2017

Licenciado en Filosofía. Profesor UDE / UCALP




PI Global Media