15-08-2018
"Elecciones: Una grata costumbre"
Por Dardo Pereira @juanba2406

El triunfo electoral de Alfonsín en 1983 permitió algo muy importante, tal vez no visto en su exacta dimensión en esa oportunidad, pero si apreciado como en los buenos vinos, con el paso del tiempo.

El "cascarrabias" y "calentón" de Chascomus fue el hombre que no solamente llevo al banquillo de los acusados a las Juntas Militares, sino que se transformó en el padre de una democracia incipiente, que lamentablemente se había perdido en 1930, con el inicio de los golpes de estado como soluciones políticas, retrasando la maduración democrática de toda una sociedad. En eso Alfonsín no se equivocó.

Este domingose vota y se votan muchas cosasmás que dos opciones principales. Sevota por unaesperanza en dos sentidos diferentes.Algunos, losde mirada corta,creen que el contundente triunfo de los del color amarillo consolidara "per se" este proceso, sin entender que como en el tango para bailarlo se necesitan dos. La música rioplatense se puede escuchar sola y no está mal, pero lo mejor del tango sigue siendo aún la magia de su baile y ahí solito, no podes hacer nada.

Es por eso que tal vez el domingo gane uno y  pierda  otro, pero seguro comenzará a poco de finalizado el escrutinio, un lento proceso de tránsito hacia una democracia madura y más republicana, con el enorme peso y responsabilidad  ahora por parte del peronismo (el gran ausente en esta elecciones),de buscar un liderazgo que le permita comprender el mundo de los tiempos que corren.

Una desconocida Cristina en "dy lay", devenida en peronista para buscar los votos que le faltan, se cansó últimamente de nombrar al general, después de haberlo ignorado durante sus largos y pesados 8 años de cadenas nacionales y de protagonismo escénico, al cual deberíamos temer según sus propias advertencias.

El país seguramente va a ganar en estas elecciones.Va a ganar en democracia y el peronismo comenzará su interminable operativo "cala" para la aspirante a senadora, quien por propia decisión expresa a una izquierda setentista bastante alejada de la lectura real de los tiempos que corren.

Su proyecto de país aislado, enemistado con occidente, peleado con los vecinos, amigo de recónditos países africanos y asiáticos alejados de nuestra geografía yde dudosacalidad democrática, con eternos relatos épicos de gigantescas luchas contra fondos buitres e imperialismos de cartón,  nunca fueron la auténtica expresión del laburante peronista.

El país necesita de un peronismo fuerte, porque la centroderecha ya tiene su representante, gracias a que Ernesto Sanz vio lo que infinidad de radicales no vieron, y es que aunque les guste, les apasione, les seduzca, la izquierda no era para ellos. La expresión de su electorado estaba en ese momento histórico en Cambiemos.

Ahora bien los sectores medios y populares se quedaron sin un representante ya que el mismo esta atomizado en varias fuerzas y aquí debe comenzar la titánica tarea del peronismo,  que esperamos este a la altura de estos tiempos para hacer de una vez por todas  a la Argentina un país republicano, estable, coherente y abierto al mundo ya que la globalización llego para quedarse para siempre, y la tecnología, la innovación y la creatividad son las nuevas armas de los tiempos que corren.

Dardo Pereira, exclusivo para Cadena BA. Lunes, 19 de octubre de 2017.

Odontólogo. Profesor de Historia. Presidente de la Sociedad Odontológica de La Plata (SOLP). Docente de la Facultad de Odontología de la UCALP. Escritor.