16-12-2017
COMPLICADO
La Justicia revocó sobreseimiento de Manzur por sobreprecios en Plan Qunita
La decisión fue tomada por  la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal. Argumentó que era el ministro de Salud cuando se confeccionaron los pliegos de licitación. Se investiga un fraude del orden de los 1.0000 millones.

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, recibió un revés de la Justicia por su gestión como ministro de Salud durante el gobierno de Cristina Fernández, luego de que la Cámara Federal de Casación Penal revocó el sobreseimiento que tenía por la causa de sobreprecios y sospechas de corrupción en el Plan Qunita, programa de entrega de cunas y ajuares a madres primerizas de bajos recursos económicos.

La decisión fue tomada por  la Sala III de Casación, argumentando que fue "arbitraria y prematura" la resolución del juez federal Claudio Bonadio y la Sala II de la Cámara Federal que desvinculó a Manzur de la causa.

La causa en cuestión investiga supuesto "fraude en perjuicio de la administración pública, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público".

Por esta investigación ya terminaron en un próximo juicio oral el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández y  Daniel Gollán, sucesor de Manzur en  Salud, junto a otros ex funcionarios y empresarios: el mandatario tucumano venía zafando por supuesta "falta de pruebas" de las irregularidades de la licitación.

A juicio de los jueces Carlos Mahiques, Eduardo Riggi y Juan Carlos Gemignani, Manzur tuvo intervención y responsabilidad ya que la confección de los pliegos licitatorios y el proceso de contrataciones posteriores se hicieron en su gestión y "contrariando las normas" para beneficiar a empresas de allegados al gobierno.  

Cabe recordar que el programa Qunita fue presentado por la ex presidenta Cristina Fernández el 16 de julio de 2015 en Tecnópolis, previó la distribución de unos 150 mil kits para bebés que le habrían costado al Estado unos 1.100 millones de pesos.

La justicia comprobó que los kits no pasaban los test de seguridad mínimos pero se pagó por ellos más de lo que salían en el mercado minorista, con el agravante de que fueron contratadas seis empresas sin experiencia en el rubro, como gráficas, inmobiliarias e insumos informáticos. 




PI Global Media