16-12-2017
Bolsa de Cereales de Buenos Aires
Proyecciones para campaña 2017-18: 54 millones de Tn de soja y 41 millones de maíz"
La Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que la soja alcanzará los 54 millones de toneladas con un área de cultivo de 18,1 millones de hectáreas y para el maíz, el área de cultivo crecerá 300.000 hectáreas, a 5,4 millones, de las las cuales se obtendrían 41 millones de toneladas.
La campaña agrícola 2017/18 sufrirá una merma de más de 3 millones de toneladas de soja en relación al ciclo anterior, al estimarse una cosecha de 54 millones de toneladas, aunque contará con 2 millones de toneladas más de maíz, cuya producción se proyecta en 41 millones de toneladas.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que la soja alcanzará los 54 millones de toneladas con un área de cultivo de 18,1 millones de hectáreas, 1,1 millones menos que en el ciclo anterior, cuando se cosecharon 57,5 millones de toneladas.

Para el maíz, el área de cultivo crecerá 300.000 hectáreas, a 5,4 millones, de las las cuales se obtendrían 41 millones de toneladas.

La merma de superficie y volumen de soja se explicó por los excesos hídricos que aquejan a gran parte de la zona núcleo agrícola, en la que se descartaron de la estimación un millón de hectáreas de las 6 millones afectadas y por una expansión en la superficie implantada por otros cultivos.

Entre los cultivos que podrían experimentar un incremento en área, como en producción, se encuentra el maíz, que, según la entidad bursátil, escalaría en 300.000 hectáreas respecto al ciclo anterior hasta alcanzar las 5,4 millones de hectáreas, a la vez que la producción crecería en 2 millones de toneladas y se ubicaría en 41 millones de toneladas.

Sin embargo, desde la entidad remarcaron que podrían sumarse al maíz 400.000 hectáreas más y 3,5 millones toneladas provenientes de lotes descartados por los productores de soja, para ubicarse en las 5,8 millones de hectáreas y 44,5 millones de toneladas, respectivamente.

Desde el equipo de estimaciones agrícolas y del departamento económico de la entidad, señalaron que se "prevé que ingrese más agua durante los próximos meses, por lo que los cultivos de maíz temprano serán sobre lotes altos, pero a fines de noviembre el panorama empieza a cambiar con ascensos de temperaturas, la transpiración del suelo empieza a incrementarse y a consumir agua y comienza a liberarse de este millón de hectáreas que estamos descartando de nuestra región agrícola".

"Allí, la soja tendría que estar con una avance del 50 por ciento por ciento en los trabajos de siembra, con lo cual a medida que se atrase y el potencial del rendimiento del cultivo caiga y se compriman los márgenes, es muy probable que gran parte de esa superficie sea captada por el maíz tardío, con mejores márgenes y rendimientos. Ahí se expandiría el área del maíz", agregaron.

En cuanto al girasol, la superficie se incrementaría en 100.000 hectáreas hasta cubrir 1,8 millones de hectáreas y la producción alcanzaría las 3,6 millones de toneladas, mientras que el sorgo crecería a 830.000 hectáreas, aunque decrecería la producción a 3,1 millones de toneladas.

En base a estos datos, la campaña gruesa 2017/18 mostraría una reducción de la superficie implantada de 500.000 hectáreas hasta las 32,4 millones y la producción pasaría de 122,8 millones de toneladas a 121,6 millones de toneladas, aunque de darse un incremento en el área maicera, los números podrían sufrir una mejora.

Además, la entidad realizó un ajuste en la superficie sembrada en la actual campaña de trigo en 100.000 hectáreas, por lo que pasaría de 5,35 a 5,45 millones de hectáreas.

Respecto a los valores de la futura producción en divisas, los técnicos de la Bolsa de Cereales estimaron que el valor de la campaña gruesa por venir se ubicará en los 29.000 millones de dólares, mientras que el producto bruto de las cuatro principales cadenas de granos (soja, maíz, trigo y girasol) alcanzarán los 40.000 millones de dólares, cifra 1,1 por ciento menor a lo obtenido en la campaña pasada.

De ese total, el 56 por ciento corresponde a la soja; 31 por ciento al maíz; 9 por ciento a trigo; y el 4 por ciento al girasol.

El aporte fiscal que harán dichos granos en 2018 ascenderá a 9.000 millones de dólares, según estimó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

A su vez, estimaron que el mercado de semillas facturará el año próximo 1.165 millones de dólares, 4 por ciento más, mientras que el uso de fertilizantes se acrecentará en 100.000 toneladas hasta los 2,8 millones de toneladas.

Por último, proyectaron que en 2026 la cosecha total de granos se posicionará en 143 millones de toneladas. (DIB) 



PI Global Media