21-10-2021
"Cambiemos el peronismo (por izquierda)"
Por Virginia Gómez  @mavirginiagomez

Finalmente, el domingo 13 se realizaron las elecciones PASO en la Argentina. Mientras las miradas se centraban en el AMBA, el balance que se impuso, fue nacional.

Cambiemos empujó a Cristina a expresar su techo electoral antes de lo previsto. Un partido municipal, con sede en la Ciudad de Buenos Aires, logró gracias a Lilita Carrió, María Eugenia Vidal y Cristina Fernandez, hacerse de una extensión nacional.

Polarización nacional

La polarización en la elección de Buenos Aires construyó un manto antiperonista a nivel nacional, que dió lugar a que Cambiemos se perfile como primera minoría. En principio, gana políticamente este primer round, aunque no electoralemente, ya que desde el punto de vista de lo que está en juego, está bloqueada la posibilidad de alcanzar una mayoría parlamentaria.

El triunfo ajustado y relativo del Gobierno no es electoral, sino político, con el proyecto de convertirlo en económico. Ya que en primera y última instancia, gobierna para una clase minoritaria que levanta, grita y llora por un programa de reformas.

Las tres mujeres de la elección

Cambiemos ganó la elección gracias a poner al frente del juego a dos mujeres, que son mucho más que Macri y que no dependen de él, sino al contrario. En verdad, Carrió y Vidal son y no son Cambiemos, y el resultado electoral preanuncia la posibilidad de que haya Cambiemos más allá del mandato de Macri, por la sobre vida que le puede dar Vidal. Como sostuvo un analista político, puede lograr llegar a clases sociales que le son ajenas (con un discurso demagógico), apoyada, a fin de año, en una legislatura más amena.

En el voto de los indecisos, que en esta situación es un voto conservador, Vidal fue clave. "Mejor malo conocido, que bueno por conocer", fue la frase del "consenso negativo", de quienes saben lo que no quieren (a Cristina Fernandez de Kirchner emblema de un pasado), pero no saben aun si quieren lo que quiere el Gobierno.

La provincia de Buenos Aires, dejó como resultado una polarización partidista entre dos primeras minorías. Que tendrá como próximo escenario "la venganza de Scioli", que le hará tomar a Cristina de su propia medicina, en un balotaje parlamentario.

Peronismo sin mayorías

Esta elección mostró una vez más, el fin de las mayorías, una crisis de arrastre desde los años del consenso neoliberal de los '90, obtenido con la derrota producida en la última dictadura.

Massa se quedó varado en el piquete de la angosta avenida del medio, porque la polarización le cerró el paso. Junto con Randazzo, que convirtió el sello del PJ en una pieza de museo, son los perdedores de la renovación del peronismo que no pudo ser.

La Liga de los Gobernadores tampoco pudo imponer en esta elección un claro liderazgo, ante la derrota política de Cristina que no pudo, a pesar de su corrimiento hacia la Unidad Ciudadana, una paliza ejemplar al Gobierno que subordine al conjunto del peronismo.

El politólogo argentino Andrés Malamud, considera que el peronismo se reconstruye desde la periferia, osea desde los gobernadores de las provincias, o desde Ejecutivo. Para saldar su crisis de conducción, carece de ambas vías. La sucesión no parece estar clara por estos días, y esa es la principal fortaleza de Cambiemos, sostenido por la larga tregua de la centrales sindicales de la CGT que hasta dudaron de confirmar la próxima movilización que realizarán el 22 de agosto.

Los límites

Hasta el momento, luego de 20 meses de gestión, los límites al gobierno se lo pusieron las movilizaciones masivas o luchas de trabajadores de impacto (como la de Pepsico), junto con las respuestas a las avanzadas de Cambiemos sobre la relación de fuerza pos dictadura: donde no se aceptan desaparecidos, como Santiago Maldonado, ni impunidad a los genocidas, como lo expresó el repudio al fallo del 2x1.

En síntesis, Cambiemos gobierna para los sectores concentrados ligados centralmente al capital financiero, extranjero y el campo. Sostuvo a fuerza de un "consenso negativo" a los sectores medios pero se sostienen sobre todo por la tregua de la CGT. La oposición social es mayoritaria pero las organizaciones sindicales y politicas de referencia sobre estos sectores de masas, se mantienen en las variantes de la conciliación.

El dia martes, el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, estuvo en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Felicitó al presidente Mauricio Macri por las "audaces medidas" que adoptó y subrayó que "el modelo de Argentina es el futuro". Un modelo que mira al Brasil de Temer.

Un millón, pero organizados

En este marco, el millón de votos a la izquierda, que se consolidó como fuerza nacional desde la conformación del FIT en el 2011, tendrá como tarea reagrupar a los sectores que quieran resistir los embates que pueden venir, si las patronales y el Gobierno se creen por demás los aires de un triunfo táctico. Junto con emprender, en el marco de la polarización que no es solo bonaerense, una nueva etapa hacia octubre, para cautivar a los trabajadores y jóvenes del país, hacia una alternativa de no conciliación, que sea independiente del pasado y del presente, que se prepare con mayor fortaleza hacia los desafíos del futuro.  

Virginia Gómez. Exclusivo para Cadena BA. 17/082017

Licenciada en Ciencia Política (UBA). Docente. Staff de "La Izquierda Diario"