17-12-2017
PASO 2017
En su cierre, CFK cruzó con dureza a Bullrich y pidió poner un "límite" al Gobierno
CFK cerró la campaña de Unidad Ciudadana de cara a las PASO del domingo con un acto realizado en La Matanza, donde pidió el voto de la ciudadanía para ponerle un "límite" al Gobierno y decirle que "así no se puede seguir".

La precandidata a senadora nacional de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández, criticó hoy en forma directa a su rival de Cambiemos, Esteban Bullrich, y acusó a la gobernadora María Eugenia Vidal de "abandonar la gestión para sumarse a la campaña".

La expresidenta cerró la campaña de cara a las PASO del domingo con un acto realizado en La Matanza, un territorio "amigo", donde pidió el voto de la ciudadanía para ponerle un "límite" al Gobierno y decirle que "así no se puede seguir".

Aunque le pidió al público presente que "no griten ni se enoje si nombro a alguien que no les guste", CFK descargó esta vez munición gruesa contra sus rivales de Cambiemos, haciendo foco especialmente en su rival directo, Esteban Bullrich.

Si bien aseguró que "todos los candidatos me recuerdan todos los días pese a que yo no hablé de ellos", la expresidenta se despachó esta vez con duras críticas hacia el Gobierno. Sin embargo, esta vez no se concentró solo en el aspecto económico de la gestión (su blanco favorito en sus anteriores apariciones) sino que apuntó directamente contra Bullrich y Vidal.

La precandidata de Unidad Ciudadana aprovechó el último furcio del exministro de Educación, quien enumeró entre los "logros" de gestión que haya "un pibe más preso por día" (luego aclaró que la confusión se debió al cansancio). Tras recordar también otras declaraciones de Bullrich (como su polémica vinculación del aborto con el movimiento "Ni Una Menos"), dijo que "hay momentos en que la gente muestra su verdadera matriz de pensamiento, y creo que este candidato lo ha hecho".

En ese marco, indicó: "Miren lo que está pasando con quien decían que era el mejor Ministro de Educación de la historia, lo tienen que esconder y hacer callar la boca porque cada vez que habla espanta a miles".

También se guardó un párrafo para la gobernadora Vidal, a quien acusó de "abandonar su gestión para sumarse a la campaña y para transitar por todos los estudios de TV", con la intención de apuntalar a los candidatos de Cambiemos.

 

En la Universidad

El acto de cierre de campaña de Unidad Ciudadana se desarrolló en la sede

González Catán de la Universidad de La Matanza, que según denunció la intendenta local, Verónica Magario, fue terminada con fondos municipales pero no está en funcionamiento porque el Ministerio de Educación no asignó docentes.

Ese marco fue el elegido por la expresidenta como puente para criticar al Gobierno y a su rival, Esteban Bullrich. Y vinculó este hecho con los dichos de su rival sobre los "pibes presos": "pensamos que cuantas más universidades se abran, menos cárceles se van a necesitar", dijo.

Además, sostuvo que al enterarse de esta situación "dije 'tenemos que estar ahí', pero no para criticar, sino para visibilizar que tienen prejuicios, y como tales, demostrar que están equivocados".

 

Por los votos

En varios tramos de su discurso, la expresidenta pidió el voto para Unidad Ciudadana al sostener que "este rumbo económico absolutamente equivocado necesita tener un límite".

Además, pidió a quienes vayan a votar el domingo que "miren a su alrededor y escuchen: tienen que saber que hay millones de compatriotas que la están pasando mal". Y llamó a "reconstruir la dignidad de nuestra ciudadanía a través del voto".

En ese marco, sugirió que ella encarnaría "el voto más directo, el que más va a entender el Gobierno: por eso, uno puede leer las cosas que lee, y escuchar las cosas que escucha". Y pidió que "ese voto que emitan el domingo sea lo suficientemente fuerte para que el Gobierno entienda que así no se puede seguir".

En el cierre, y con tono de autocrítica, CFK le pidió a sus militantes que el próximo domingo, al cierre de las elecciones, "seamos humildes y responsables". E indicó que si bien "siempre fuimos responsables, algunas veces no hemos sido tan humildes como deberíamos haber sido".

"Que los votos que depositemos el domingo sean votos constructivos, que expresen ideas y sobre todo demandas y necesidades. Y que sean además, no votos de bronca ni odio, sino de mucha esperanza para volver a soñar, para volver a tener futuro", cerró la exmandataria.

Estilos mezclados

La expresidenta buscó, en el cierre, mantener la misma línea de campaña que inauguró el 20 de junio pasado, en el estadio de Arsenal. Sin embargo, se filtraron algunos modos y estilos de etapas anteriores.

Esta vez no hubo, por las características físicas del anfiteatro donde se desarrolló el acto, escenario de 360°, ni tampoco hablaron las "víctimas del Gobierno", aunque sí fueron presentados -y subieron al escenario-, estudiantes de diferentes universidades del Conurbano.

Y aunque las banderas políticas y los cánticos estuvieron prácticamente desaparecidos -excepto el clásico "vamos a volver"-, se filtró en el discurso de Cristina Fernández -sobre todo cuando habló de Bullrich y Vidal- el tono de "batalla" que solía utilizar para dirigirse a sus rivales durante su presidencia.

Al explicar su giro discursivo, la expresidenta señaló que "sentí que necesitábamos hacer algo diferente porque la sociedad necesitaba algo diferente: la gente tiene una imperiosa necesidad de contar lo que le está pasando, porque le están pasando muchas cosas".

"Dije que este Gobierno les está desorganizando la vida a la gente. Y la verdad es que después de casi dos meses de recorrer y escuchar, creo que aquel diagnóstico avanzó un poco más: ya no es solo una vida desorganizada. Siento que los argentinos hemos retrocedido", sostuvo, al tiempo que amplió que "hablamos del trabajo, de la comida que no alcanza, en los merenderos y en las casas, no solo de los humildes, sino de la clase media".

CFK se refirió también a la desaparición del joven Santiago Maldonado, cuyo paradero se desconoce desde hace 10 días, cuando la Gendarmería se enfrentó a un grupo de mapuches que reclamaban la posesión de tierras ancestrales en el sur argentino.

"Jamás pensé que iba a volver a escuchar un testimonio como el del día domingo. Me comuniqué con Sergio Maldonado (hermano del joven) y la verdad es que nunca pensé que iba a tener que escuchar el testimonio doloroso de familiares de un joven que había desaparecido después de una marcha que fue reprimida por fuerzas federales dirigidas por un importantísimo funcionario nacional", dijo en relación al Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti. (DIB)



PI Global Media