15-12-2017
"¿Dónde está el futuro...?, ante la emergencia social del Conurbano"
Por Virginia Gómez  @mavirginiagomez

La semana pasada, la Universidad Católica Argentina adelantó las preocupantes cifras de su nuevo Informe sobre la pobreza en el país, realizado por el Estudio del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia. Según los indicadores del año 2016, 6 de cada 10 menores de 18 años son pobres. La cifra, en números, es de 7,6 millones de niños que no llegan a cubrir necesidades básicas como alimentación adecuada, vivienda, educación y asistencia médica.

El Observatorio del Conurbano, de la Universidad Nacional de General Sarmiento, había dado a conocer la semana pasada, que el 49,5% menores del conurbano se encuentran en la pobreza. Estamos hablando de 1.662.055 de niños, niñas y adolescentes.

Esta situación impacta en el sistema educativo, donde, según el Centro de Estudios Metropolitanos, cada 100 estudiantes secundarios del conurbano, 80 promocionan y un 20% no finaliza sus estudios.

Una realidad que luego impacta en las posibilidades laborales, donde la desocupación de los jóvenes del conurbano bonaerense alcanzó entre el 20%, en el caso de los hombres, y el 23% para las mujeres.

Si las cifras son alarmantes en el conjunto del país, más lo son en la provincia de Buenos Aires, gobernada desde 1983 por el peronismo, y desde hace un año y medio por Vidal. Seguramente en esta realidad de desigualdad estructural, radique la explicación de la tesis del politólogo Andrés Malamud, que sostiene que ningún gobernador bonaerense llega a la presidencia. Aunque logran por el peso del control territorial, sindical y político, contener una situación de verdadera emergencia social, agravada por los planes de ajuste del Gobierno y los empresarios.

Cambiar la situación social y económica de la provincia, ante este panorama, no se reduce sólo a la necesidad de frenar el plan económico en curso. Hacen falta medidas radicales, que afecten las cuantiosas ganancias de los grandes capitalistas. Para que todos tengan trabajo, hay que empezar por enfrentar los despidos y avanzar en reducir la jornada laboral a 6 horas entre todas las manos disponibles, con salarios que garanticen la canasta familiar, para sacar de la pobreza a los más chicos. Pero estas medidas elementales, sólo pueden conseguirse con la fuerza social de los trabajadores y los jóvenes organizada, bajo un gobierno propio, dispuesto a enfrentar a los capitalistas y su clase dirigente. Mientras Cambiemos aplica el ajuste, y los tres peronismos ocultan la responsabilidad que tienen sobre la provincia que tenemos, la campaña electoral del Frente de Izquierda, que encabeza el joven Nicolás del Caño, estará a disposición de fortalecer esa tarea histórica.

Virginia Gómez. Exclusivo para Cadena BA. 11/07/2017

Licenciada en Ciencia Política (UBA). Docente. Staff de "La Izquierda Diario"



PI Global Media