21-07-2017
en Florida, Vicente López, municipio que gobierna Jorge Macri
La Bonaerense y Gendarmería con violencia y represión desalojaron a trabajadores despedidos de PepsiCo
Con orden judicial en mano la Policía Bonaerense y la Gendarmería Nacional realizaron violento desalojo de trabajadores despedidos de Pepsico. Hay heridos y detenidos.

Unos 600 efectivos de la Policía Bonaerense y la Gendarmería Nacional rodearon la zona de la planta de PepsiCO en La Florida, partido de Vicente López, municipio conducido por Jorge Macri, primo del Presidente de la Nación y luego alrededor de las 8 de la mañana  avanzaron hoy en el desalojo de los trabajadores despedidos que ocuparon la planta de la mencionada multinacional.

Poco antes de las 10 de la mañana los efectivos de la Policía Bonaerense  y de Gendarmería Nacional tomaron el control de la planta de la empresa PepsiCo Snacks, que se mantenía ocupada un grupo de trabajadores por el cierre del establecimiento alimenticio.

En medio de un gran operativo, agentes de infantería de la Policía Bonaerense y la Gendarmería Nacional, con carros hidrantes que cortaron las calles aledañas a la planta ocupada, se inició el desalojo de la planta poco después de las 8 de la mañana por orden de la jueza Andrea Rodríguez Mentasty que fue pedida por el fiscal Gastón Larramendi, indicó que existió una denuncia interpuesta por la multinacional el 26 de junio pasado y justificó la orden en virtud de la "denuncia penal por invasión a la propiedad privada", calificó la situación como "usurpación ilegal" y dijo que había "riesgo ambiental" por los tanques de aceite y combustible en el interior de la fábrica, "sin el cuidado especializado por parte de la firma" luego de la toma por parte de los trabajadores que solicitan recuperar su fuente laboral. 

Mientras que abogados de los trabajadores despedidos señalaron que hay "unos 15 detenidos, algunos de los cuales están heridos y no sabemos dónde están", al tiempo que reclamaron conocer "quién es el jefe del operativo".

Asimismo, se vivieron momentos de tensión además entre los trabajadores de prensa que se encontraban en el lugar, a quienes los efectivos no dejaban ingresar al predio ni filmar el desalojo, lo que fue denunciado por el diputado nacional del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, según informó Agencia "DIB".

"Esta situación no se aguanta más. (Los efectivos) llegaron y avanzaron brutalmente, vinieron a los palazos, con el gas pimienta directo a los ojos de los trabajadores", señaló Del Caño. "Esta es la campaña electoral que ellos quieren hacer", dijo el precandidato a renovar su banca y responsabilizó por la situación "a Macri y Vidal", mientras manifestantes quemaban neumáticos y cantaban contra ambos funcionarios.

"Estamos resguardando nuestros puestos de trabajo, quieren dejarnos en la calle", dijo por su parte Patricia, una trabajadora de Pepsico en medio de los disturbios.

En tanto, un grupo de unos 20 trabajadores resistió en la terraza de la planta para evitar el desalojo. "Los efectivos rompieron todo lo que había adentro", señaló Camilo Mones, otro de los trabajadores en declaraciones televisivas, quien junto a los otros trabajadores que estaban en la terraza salieron protegidos por legisladores nacionales de la Izquierda. "Pedimos que se acerquen la comisión de abogados y diputados que nos están acompañando para que nos garanticen que no nos peguen", agregó.

A las 10 de la mañana el dirigente socialista Luis Zamora,  acompañó la salida de los trabajadores que fueron desalojados y, en breves declaraciones a la prensa, expresó: "Ahora se sigue peleando afuera".  Dijo que no hay heridos, sí un trabajador golpeado de la empresa Volkswagen que se encontraba en el lugar en solidaridad y mencionó siete detenidos, que fueron llevados a la Fiscalía a declarar. 

Zamora dijo que su presencia y de otros dirigentes políticos permitió dar las garantías para la salida de los trabajadores de la planta. "Estábamos garantizando que no se los reprimiera adentro y ellos decidieron salir si estábamos nosotros", sostuvo.

Por su parte, la referente del Frente de Izquierda, Myriam Bregman, responsabilizó al Gobierno, y sostuvo que "querían dar este mensaje" en la fábrica que fue tomada tras el despido de 600 trabajadores "porque quieren avanzar en la flexibilización laboral". 

Cabe recordar que la multinacional alimenticia PepsiCo Argentina anunció a mediados de junio la decisión de cesar las operaciones de la planta ubicada en la localidad de Florida en Vicente López, que contaba con unos 600 empleados.  A través de un comunicado fundamentó la decisión  "debido a los obstáculos inherentes a la ubicación de la planta en un área mayormente residencial, su compleja estructura de costos y extensos requerimientos logísticos". Consignó su traslado a Mar del Plata y reafirmó: "el objetivo de estos planes es asegurar el crecimiento y desarrollo sustentable de PepsiCo en Argentina en el largo plazo".

Se inició un proceso de negociación con los trabajadores la empresa ofreció indemnizaciones, el traslado a tareas administrativas en otras sedes o a Mar del Plata. El Ministerio de Trabajo de la Nación puso en marcha, en tanto, el Programa de Transformación Productiva, destinados las empresas que cambian sus procesos. El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación -que conduce Rodolfo Daer- acompañó el proceso iniciado por la empresa y el Ministerio, con el rechazo del sector de trabajadores que ocupó la planta.



PI Global Media