26-06-2017
Logró mayoría absoluta en la Asamblea Nacional
Francia: Con una alta abstención, Macron arrasó en las elecciones legislativas nacionales
"La République en Marche!", el partido del presidente francés Macron, ganó en la segunda vuelta de unas elecciones legislativas nacionales marcadas por una abstención récord de más del 50 %, según las primeras proyecciones de voto difundidas por los medios franceses tras el cierre de los comicios. El 40 % serán parlamentarias y desde la época de Charles de Gaulle ningún presidente había acumulado tanto poder. Fracaso de Le Pen, consiguió apenas 8 diputados. solo 8.
En medio de una sorprendente abstención de más del 50 % de los franceses a la hora de ir a emitir su voto, "La République en Marche!", el partido del presidente francés, Emmanuel Macron, terminó de demostrar su fuerza imparable al ganar la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional en la segunda vuelta de unas elecciones legislativas marcadas por una abstención récord, según las primeras proyecciones de voto difundidas por los medios franceses tras el cierre de los comicios.

Macron ordenó que la victoria se celebrara con moderación y sin proclamas triunfalistas.Ningún presidente había acumulado tanto poder desde Charles de Gaulle y la renovación de la vida política francesa quedó consumada, incluyendo una mayor presencia de mujeres en la Asamblea Nacional. Del 27% pasó al 40% la presencia de mujeres en el parlamento galo. "Los franceses han preferido la esperanza a la cólera", dijo Édouard Philippe, primer ministro conservador de Emmanuel Macron. 

Según estas primeras proyecciones, el oficialismo de Macron y su aliado de centro, el MoDem, obtuvo más de 355 -muy por encima de los 289 que necesita para dominar la cámara-, de los 577 escaños de la Asamblea Nacional en juego, mientras que la alianza entre los conservadores -Los Republicanos- y sus socios centristas de la UDI se alzarían con 125 diputados.

Mucho más lejos se ubicaría el oficialismo saliente del Partido Socialista con 49 asientos. La derrota fue tal que inmediatamente después de conocerse las primeras proyecciones, el líder de la fuerza, Jean-Christophe Cambadélis, anunció su renuncia y adelantó que el partido quedará a cargo de una conducción colegiada.

"Hay que construir una nueva oferta política de izquierdas para contrarrestar el neoliberalismo y el nacionalismo. (...) Los franceses han elegido dar una oportunidad al presidente y no han dejado opciones a sus adversarios. Tiene todo el poder. Pero su triunfo esconde un lado artificial (...) porque su imponente mayoría no refleja la realidad social del país", advirtió desde la sede parisina del PS, según la agencia de noticias EFE.

Aún por detrás de los socialistas se encontraría la principal fuerza de izquierda del país, La Francia Insumisa, con 30 bancas, y el mayor partido de extrema derecha, el Frente Nacional, con apenas ocho diputados, entre ellos su presidenta y ex candidata al Palacio del Elíseo, Marine Le Pen.

Con estas proyecciones, Benjamin Griveux, el vocero de "La République en Marche!" y candidato por Paris, no dudó en salir a festejar por televisión.

"Tenemos una mayoría clara que se expresó, una mayoría con socios. Habrá una mayoría con una oposición. Eso es una buena noticia", aseguró el dirigente del nuevo oficialismo de Macron en la emisora TF1.

En tanto, Francois Baroin, el jefe de los Republicanos, también se apuró para reivindicarse como "la primera fuerza de la oposición".

"Pese a la fuerte abstención, los franceses quisieron dar una mayoría neta al presidente de la República. El veredicto de las urnas es claro. Le dirijo mis felicitaciones más republicanas al presidente", afirmó el ahora líder opositor.

El principal líder de la izquierda y jefe de la plataforma La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, también destacó la contundencia de los resultados.

"Es una victoria aplastante. Sin embargo, dentro de este contexto también hay buenas noticias. La primera es la abstención aplastante, que se expresó hoy con un significado político ofensivo. Nuestro pueblo entró en una forma de huelga general cívica", sentenció el dirigente en una entrevista televisiva.

Por su parte, Le Pen tampoco disputó las cifras de las proyecciones, festejó que su fuerza aumentó el número de diputados y lanzó una clara advertencia a la nueva mayoría oficialista.

"Si el gobierno de Macron dispone de una mayoría muy fuerte, debe saber que sus ideas son sin dudas minoritarias en el país. Nosotros seremos los voceros de millones de franceses fieles a su historia y el sostén de los más débiles", afirmó la líder de extrema derecha y ahora diputada electa en una entrevista televisiva, citada por el diario Le Monde.

Le Pen citó como la gran debilidad del nuevo oficialismo "la abstención, que batió nuevos récords históricos".

Como pronosticaban los sondeos en los últimos días, la fuerza de Macron se benefició de un creciente clima de desmovilización de los votantes, a casi dos meses de una primera vuelta presidencial marcada por la polarización y la tensión con una cada vez más popular extrema derecha.

La segunda vuelta de las elecciones legislativas de Francia estuvo marcada por una alta abstención y las autoridades electorales de la potencia europea ya adelantaron que podría romper un récord.

A menos de un mes y medio de la victoria presidencial de Macron, esta segunda vuelta legislativa definió cómo estará compuesto el Parlamento durante los próximos años y, en consecuencia, garantizó al nuevo mandatario que tendrá un gobierno afín que acompañe sus proyectos de reforma y promesas de campaña.




PI Global Media