17-10-2017
En la facultad de Periodismo de la UNLP
Dilma Rousseff recibió el premio Rodolfo Walsh
La presidenta electa de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff, recibió el premio Rodolfo Walsh en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata en el marco de un imponente acto.
La Presidenta electa de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff, recibió el premio Rodolfo Walsh en manos de la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (FPyCS - UNLP), Florencia Saintout en un multitudinario acto. La decisión de entregarle el máximo galardón que otorga esta casa de estudios surgió por parte del claustro estudiantil y fue acompañado, de forma unánime, por todos los consejeros directivos.

Alrededor de 3000 personas colmaron el Polideportivo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación durante la entrega del premio Rodolfo Walsh. Cabe destacar que la premiación fue llevada a cabo en el marco del Encuentro Internacional por la Emancipación de las Mujeres y contó con el apoyo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Junto a Rousseff en el escenario, estuvieron presentes la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; el secretario ejecutivo de CLACSO, Pablo Gentili; la ex Ministra de Asuntos de la Mujer de Brasil, Eleonora Menicucci; y la decana de la FPyCS, Florencia Saintout. Además, participaron de la jornada referentes académicos, políticos, sindicales y judiciales, concejales platenses, legisladores provinciales y nacionales, Madres de Plaza de Mayo, integrantes de la Federación Universitaria de La Plata, organizaciones de derechos humanos, políticas, sociales y culturales, entre otros.

Minutos antes de la premiación, la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo le entregó a Rousseff un pañuelo con la frase "aparición con vida de los desaparecidos". En relación a este símbolo de lucha de más de cuarenta años, de Bonafini dijo: "Este pañuelo es político; nos lo pusimos por primera vez en una marcha y se transformó en un símbolo. [...] Estamos honradas de que Dilma haya recibido este pañuelo, que es el abrazo de nuestros hijos y de los 30 mil".

La decana de la FPyCS, Florencia Saintout, agradeció a la presidenta electa de Brasil por recibir el premio Rodolfo Walsh, y le dio la bienvenida "a esta ciudad de luchadores, que para nosotros todavía se llama ciudad Eva Perón; es la ciudad de los compañeros que dieron sus vidas en los '70, donde nacieron las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo y donde se conocieron Néstor y Cristina". "Bienvenida, Dilma, a esta universidad del pueblo en días de lucha. Desde 2001 que no tenemos en la Universidad argentina un paro tan grande, y eso es porque no vamos a soportar las ofensas que nos está haciendo este gobierno", completó.

La decana manifestó que "éste no es un premio neutral, es un premio que toma posición, que está ubicado del lado de aquellos que luchan y no de los que lloran; del lado de aquellos que han tenido la valentía de afrontar los costos de estar con los pobres del mundo". "Este premio es para usted, Dilma, que ha sufrido el dolor insoportable de la tortura, ha luchado contra la enfermedad y la ha vencido, que ha sufrido hace un año esa farsa política, jurídica y mediática que llegaron delirio de pensar que 61 votos pueden valer más que 54 millones de votos del pueblo", agregó.

En el mismo sentido, destacó que Rousseff "no solo no se ha dejado vencer, sino que está de pie y luchando, ha defendido siempre un Brasil y una Patria Grande soberana, con inclusión social, con libertad política, con igualdad, dignidad [...] que ha sacado a 30 millones de personas de la pobreza, y ha creado más de 20 millones de puestos de trabajo".

Saintout consideró, también, que el ilegítimo proceso parlamentario por el que fue destituida Dilma Rousseff no fue llevado adelante "por sus errores, sino por sus aciertos", y agregó: "En este tiempo de oprobios, de ignominias, en este tiempo de profundo dolor, tenemos también la alegría y la fortaleza que nos enseñan estos compañeros de toda la patria". "En estos tiempos tan duros, habría que decirles a los hacedores de la vergüenza que la Revolución Ciudadana sigue ganando en Ecuador, la Revolución Bolivariana sigue resistiendo en Venezuela, Evo sigue de pie en Bolivia, y si en Brasil hoy hubiera elecciones volvería a ganar Dilma como en Argentina ganaría Cristina", concluyó la decana de la FPyCS.

Dilma Rousseff agradeció la presencia de la multitud que colmó el acto y dijo que era un "inmenso honor estar en La Plata y en esta Universidad" que formó a una "gran líder política latinoamericana, a la que considero mi amiga: Cristina Fernández de Kirchner". En relación al obsequio otorgado por la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, afirmó que se trata de un "símbolo de coraje; porque se necesitó de coraje para luchar en los años más duros de las dictaduras latinoamericanas".

Además, la presidenta electa democráticamente de Brasil, sostuvo que resultó honroso recibir el premio de parte de una decana que representa "la capacidad de no callarse, de resistir pase lo que pase" y resaltó la importancia de enunciar aquello por lo cual se lucha. En esta línea, culminó sus agradecimientos exigiendo la libertad de la diputada del Parlamento del Mercosur, Milagro Sala, quien se encuentra detenida ilegalmente desde hace más de un año.

Rousseff analizó los dos golpes que sufrió a lo largo de su vida: "Primero el golpe militar de 1964, que terminó con la democracia y la libertad e inauguró un proceso en donde no teníamos derecho [...] como aquí en Argentina, muchos presos fueron secuestrados, torturados y desaparecidos". A continuación, analizó la desigualdad que existía en Brasil años previos a la asunción de Luiz Inácio "Lula" da Silva en 2003, el crecimiento que tuvo el país durante su gestión y el golpe encabezado por Michel Temer en contra de las políticas de inclusión.

Asimismo, en relación a este último punto, Rousseff reflexionó acerca de la transformación que se generó en toda América Latina durante el período de su gobierno y el de "Lula" da Silva y la solidaridad entre los diferentes países: "Construimos una relación multilateral que, aunque actualmente sea mitigada, sabemos que es posible compartir entre nosotros una nación que no esté subordinada a los centros de poder del mundo".

La presidenta electa de Brasil reconoció que este último fue uno de los tres principales motivos que llevaron a la derecha a dar el último golpe de Estado, junto con las investigaciones que estaban impulsando desde el Partido dos Trabalhadores con el fin de que se investiguen los casos de corrupción de instituciones estatales y el machismo de quienes lo llevaron adelante. Rousseff también destacó el rol que tuvieron los grandes conglomerados mediáticos en la legitimación del golpe y dijo que, tanto ella como "Lula" da Silva, sufren un juzgamiento mediático constante.

Finalmente, Dilma Rousseff resaltó la importancia de revertir este golpe de Estado llamando a elecciones democráticas y celebró las últimas movilizaciones generales que se llevaron adelante durante los últimos días en Brasil. En esta línea, recordó la "resistencia de Walsh en tiempos de extrema dificultad" donde "lo único que resta es luchar y tener coraje".




PI Global Media