24-04-2017
"Cortafuego"
Por Tony Nicolau (*) @anicolau66

Un cortafuegos consiste en una franja ancha de terreno que se deja sin vegetación en un bosque o campo de cultivo para impedir que se propague el fuego.Es una estrategia que practican los bomberos cuando acuden a un incendio forestal.

El actual gobierno de Cambiemos está produciendo un 'incendio' social que es conveniente ir cortando con demostraciones que desmonten la fragilidad argumental con que se incita a encenderlo.Una serie de discursosinconsistentes ruedan por los medios de comunicación dominantes acerca del conflicto docente. Los educadores se hallan desprovistos de participación en esos medios. Salvo cuando se los llama para estigmatizarlos y utilizarlos como pantalla de una supuesta 'democracia informacional'. La multitud casuística me exime de nombres propios.

El gobierno ha decidido encender el fuego del disciplinamiento del movimiento obrero en su conjunto y ha elegido a los educadores como primera avanzada.A los argumentos incendiarios de los funcionarios de este gobierno, queremos oponer contraargumentos a modo de cortafuegos para ver si, de una buena vez, nos decidimos a fundamentar con solidez la decisión de los maestros de enseñar en las calles lo que un gobierno no quiere que se enseñe en las aulas.

Fuego 1. "Lo que pasó hoy corrobora lo que veníamos diciendo de que hay una intencionalidad política de no empezar las clases", sostuvo Finocchiaro, tras conocerse la huelga federal para el 6 y 7 de marzo. En ese sentido, el director de Escuelas denunció que los gremios provinciales y nacionales "anteponen su intencionalidad política de confrontar con el gobierno de (Mauricio) Macri y Vidal al derecho social de los chicos". Pretenden usar a los docentes en esa pelea", afirmó Finocchiaro, en declaraciones periodísticas. Por su parte, Villegas expresó que los gremios "utilizan a los chicos de rehenes" (El Día, 23/2/2017)

"Hay una clara intencionalidad política por parte de Ctera, que es el gremio kirchnerista dentro de los docentes, de no iniciar las clases y utilizar el conflicto docente como punta de lanza contra el gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal", dijo Finocchiaro. Además acusó al jefe de SUTEBA Roberto Baradel (que lidera el gremio de mayor representación docente en la Provincia) de estar detrás del conflicto y de recordó sus vinculaciones con el kirchnerismo duro." (TN, 24/2/2017)

Cortafuego1: dos ideas recorren este argumento: a) la neutralidad político ideológica de la educación y b) la apelación a la persona. Ambas líneas son falsas y se encuentran largamente discutidas en las ciencias sociales y en la pedagogía en especial. La 'neutralidad' es un discurso que sirve a los intereses de las clases dominantes. Siempre que se apela a la neutralidad se lo hace desde una posición: la de deslegitimar la posición del otro, de modo que ya allí habría una 'intencionalidad'. El despliegue de este argumento incendiario apela al sentido común difundido por el positivismo histórico que propone una historia sin unidad de sentido, sin dirección, sin intereses, sin ideologías. Una historia vacía. Desde los escritos de Freire en adelante, la pedagogía se descubre a sí misma con una clara intencionalidad política cuando define "a favor de qué y de quiénes y en contra de qué y de quienes se educa". En la concepción tradicional hegemónica de los procesos pedagógicos la lucha entre contrarios es relegada a los procesos políticos. Lo específico de lo pedagógico, según este pensamiento, queda confinado a la disolución de los antagonismos que dan cuenta de las diferencias de clase.

Semejante desplazamiento discursivo carece de sustento. Los sujetos, en tanto partícipes del mundo, son portadores reales de lo político que se refleja en las posiciones de clase, en la diversidad de ideologías, en la multiplicidad de lecturas sobre la realidad social, de sueños y utopías que circulan en los espacios sociales entre los que está incluida la educación.  "Es posible un acto pedagógico en la lucha entre antagónicos, pues las personas pueden aprender más y enseñar también y modificar su visión del mundo en la lucha entre contrarios. (Freire y otros, 1987). La neutralidad es la piedra angular del discurso de las clases dominantes por el cual se ocultan y disfrazan (mitifican) las verdaderas situaciones de dominación y sojuzgamiento de las clases oprimidas. "No hay práctica educativa neutra ni práctica política por ella misma. De ahí que el educador se tenga que preguntar a favor de qué y de quién se halla al servicio; por consiguiente, contra qué y contra quién luchar en su posibilidad de lucha dentro del proceso de su práctica" (Freire en Gutiérrez, 1985).

Nadie educa en el vacío. Los maestros educamos siempre con un horizonte de sentido. Trabajamos en ese horizonte y cuando ese horizonte se borra, lo más razonable es luchar por sostenerlo. Eso es lo que hacemos los maestros.

En la segunda parte del argumento, se destaca una falacia natural que en Lógica (una rama de la Filosofía) llamamos 'ad hominem', 'hacia el hombre', quiere decir, que usamos un nombre para depositar en él la deslegitimación de un argumento sin considerar el argumento que ese nombre expresa. Es un recurso retórico histórico en el pensamiento conservador puesto que intenta desviar la discusión argumental hacia la deslegitimación del argumentador. Tal el caso de 'Baradel': se lo intenta deslegitimar por lo que él 'es' en la representación de quien lo dice y no por lo que dice en los argumentos que presenta y el sector que representa. La incorrección argumental (por eso es falacia) se refuerza cuando se lo asocia a una organización política opositora al gobierno vinculando la decisión del dirigente con un partido. Esta sección del argumento busca captar el descontento de buena parte de la población hacia la organización política (kirchnerismo) que votó al gobierno actual con la idea de afianzar la deslegitimación hacia el dirigente y generar desconfianza para hacer pensar que es una decisión aislada que persigue intereses particulares. Se intenta desvincular al dirigente de las bases que representa. Dicho recurso sigue una línea no argumentatitva, sino psicológica. No discute fundamentos sino que apela al sentimiento opositor para deslegitimar la discusión política pero vaciándola de contenido.

Fuego 2. "Basta de usar los chicos y la educación como rehenes"; "Quiero ayudar en lo que sea necesario para mejorar la educación"; "Terminemos con la extorsión de los gremios", fueron algunos de los mensajes que se replicaron en Twitter para apoyar el voluntariado." (Diario La Voz, 24/2/2017)

Cortafuego 2: esta idea constituye una línea de refuerzo de la anterior. Se trata de la apelación a un tipo de sentimiento de rechazo. Constituye una falta grave en la línea de pensamiento porque conduce a pensar que los dirigentes solo piensan en ellos, que los educadores que 'supuestamente representan' solo reclaman más dinero sin importarles absolutamente nada los destinatarios de sus trabajos. El voluntariado fue una decisión errónea que deslegitima, una vez más, el trabajo docente. Para estar al frente de las aulas, los educadores pasamos años de estudio, tenemos al menos 2 años de prácticas frente a estudiantes de distintos niveles y situaciones socioeducativas que nos orientan en nuestro futuro laboral. Tenemos docentes que nos enseñan a educar (profesores de prácticas). Nos pasamos horas planificando las clases que sometemos a juicio de quienes ya poseen ese saber. La trasposición didáctica es una tarea que tiene más de cien de años teorización que sintetizamos en 4 años de formación. Llamar a 'voluntarios' es hacer de un trabajo una actividad colaborativa. Apelamos al imperativo categórico de la ética kantiana como recurso retórico: «Obra sólo según aquella máxima por la cual puedas querer que al mismo tiempo se convierta en ley universal". ¿Qué diríamos si usáramos el mismo argumento con la medicina, con el derecho o con la arquitectura?

Fuego 3. "La situación es difícil porque se da diez días antes del comienzo de clases y mientras estábamos en una reunión discutiendo esto, se declaró un paro nacional" (Clarín, 28/2/2017)

Cortafuego 3: Esto es directamente una mentira. Ya no se esconde detrás del sentimiento sino que se opone a la verdad de los hechos. Los gremios docentes tenían - en el acuerdo paritario 2016 - una cláusula de reapertura de las paritarias en el mes de agosto que nunca se concretó. Los sindicatos vienen reclamando desde entonces. Fue el gobierno de María Eugenia Vidal el que decidió unilateralmente, no abrir la discusión, pese a las insistencias de los gremios. Dígase lo mismo a nivel nacional con el ministro Esteban Bullrrich. La mentira es unrecursoretórico que se escudaen la ignorancia de la ciudadanía sobre papeles firmados y por lo tanto, se impone una actitud inmoral de ocultarle información veraz. Lisa y llanamente, el gobierno provincial es un MENTIROSO SERIAL y eso hay que dejarlo bien claro. El argumento se caería con facilidad si se mostraran abiertamente a la ciudadanía, las actas firmadas en los acuerdos paritarios 2016. En esas actas se encuentran las definiciones firmadas por ambas partes, dando por enterrada la discusión. Un acto de sinceridad por parte del gobierno, si estuviera en lo cierto, mostraría los papeles. Si no lo hace, las conclusiones son evidentes.

Fuego 4: "No somos ingenuos, sabemos que para dialogar necesitamos dos partes", lanzó Vidal, e instó a los dirigentes gremiales dejar de lado las diferencias: "Los intereses partidarios, políticos y personales tienen que estar afuera de la mesa" (La Nación, 15/3/2017).

Cortafuego 4:Este sofisma puede tomarse como ejemplo de "Petición de principio". Es una falacia que se produce cuando la proposición por ser probada se incluye implícita o explícitamente entre las premisas. Por ejemplo: 'Yo siempre digo la verdad, es decir, yo nunca miento'. Como se puede observar, el razonamiento parte de una segunda premisa (en el caso el gobierno provincial sería: "Los intereses partidarios, políticos y personales tienen que estar fuera de la mesa") que está contenida en la primera: "No somos ingenuos", es decir, 'sabemos que tienen una intencionalidad política, partidaria y personal', es decir, 'los gremios o bien mienten, o bien ocultan' intenciones. Se trata de una acusación encubierta, disimulada desde una tonalidad de voz (que aquí no podemos reproducir) y una suavidad discursiva sutil.Toda petición de principio tiene esta característica: que la proposición por ser probada (como conclusión) se asume en algún punto anterior, en alguna de sus premisas.Toda petición de principio constituye un razonamiento de tipo circular, puesto que la afirmación principal se encuentra en la primera de las proposiciones mientras que las demás premisas, en vez de ampliar el conocimiento, son meras confirmaciones de la afirmación principal repetidas con otras palabras. Al contener premisas que son dadas por válidas en la primera parte de la argumentación, todas las demás se desencadenan de ella construyendo una torre de falsedades que tienen como causa originante una premisa falaz.

Lo curioso es que esta afirmación se hace con la pretensión de retomar un 'diálogo'. Parece poco comprensible, a simple vista, que se pueda encaminar un diálogo con una afirmación descalificadora como la de acusar al adversario de querer posicionarse ante la sociedad y no de defender un derecho.

Todo el discurso oficial del actual gobierno, en todas sus intervenciones y en cualquiera de sus niveles, está constituido por una ingeniería de sofismas cuidadosamente elaborada destinada a persuadir a los lectores, oyentes, televidentes y afectos a las redes sociales, de construir un sentido común que se naturalice en el pensamiento social.

Fuego 5: Vidal comenzó la conferencia remarcando que "hay una vocación de conflicto" porque desde "hace semanas se dejó de hablar de salarios", y cuestionó a los gremios que no participaron de las últimas dos reuniones convocadas y que no están acatando los fallos vigentes. "Hay una vocación de conflicto y no me corresponde a mí sino a los dirigentes gremiales explicar el porqué", dijo Vidal" (Clarín, 15/3/2017)

Cortafuego 5: este argumento es una versión un tanto adulterada de la falacia de 'afirmación del consecuente'. Este sofisma se explica a partir de afirmar una premisa A y a partir de allí las conclusiones se van desprendiendo de ella sin considerar si 'A' es verdadera o falsa. Un ejemplo banal:

Premisa A: si hace frío es porque nieva

Premisa B: hace frío

Consecuente: nieva

Como resulta obvio de este tipo de razonamiento, C no se desprende de A debido a que no siempre que A hay C. En nuestro cortafuego del discurso político oficialista, la premisa A resulta ser que "hay vocación de conflicto". Es importante resaltar este aspecto de la política porque el antecedente de esta afirmación es que en la política no debería haber conflicto, es decir, la primera falacia consiste en hacer pensar (orientar, direccionar el sentido hacia el 'no-conflicto' o 'armonía social') que el conflicto es malo per se, pernicioso para la sociedad. Si es pernicioso para la sociedad entonces quienes lo impulsan son tan perniciosos como los efectos que producen. En este caso, la teoría política y la lógica se funden a través de los conceptos vertidos por la gobernadora Vidal. Su formación filosófico - política parte del supuesto del Orden y el Progreso del positivismo decimonónico, fundador de la historia oficial argentina (los Mitre, que son los que sostienen actualmente este proceso). El positivismo es una filosofía creada para sostener a las clases dominantes. Parte de la idea de que "los hechos son lo que son". Si fuera así, no habría por qué alterarse de que las mujeres sean inferiores a los varones, o los indígenas respecto de los europeos, o de los negros en relación a los blancos. Esta concatenación de premisas muestran a las claras que lo que se pretende es mantener el statu quo ('las cosas como están') antes que poner en cuestión un rumbo adoptado, y las cosas como están son: a) "la provincia está fundida (por ustedes, los kirchneristas malos') y es lo que hay para pagar"; b) "yo soy la que manda, y esto es lo que voy a hacer"; c) "tengo el apoyo nacional del presidente y de la mayoría de los bonaerenses"; d) "yo soy la que maneja los recursos de las arcas provinciales". Se trata de una nueva apelación irracional a una particular visión de la razonabilidad democrática que, paradójicamente, se expresa en términos autoritarios.

En todo caso, habría que invertir el argumento dado por el gobierno y decir que es el gobierno el que utiliza a los niños y a los maestros para desgastar la figura gremial de sindicalistas en un año también electoral para los gremios...

Este es mi cortafuegos a fin de impedir que se siga extendiendo la mentira en la que vive la mayoría de la sociedad argentina de hoy.

15/03/2017

(*) Docente, Profesor, Magíster en Educación de la Universidad Nacional de La Plata.




PI Global Media