25-03-2017
"Policía Bonaerense: 'Lo que todos saben y prefieren callar'"
Por Esteban Arriada @EstebanArriada

La ilusión de los jefes honestos a cargo de las Fuerzas de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, cayó en el absurdo en los primeros días de febrero, cuando el ex comisario General Marcelo Di Pascua -quién fuese pasado a situación de retiro activo tras ser vinculado a una investigación judicial en su contra y sospechado de enriquecimiento ilícito-, denunció penalmente al comisario General Pablo Bressi, por presunto encubrimiento de una banda narco durante el año 2013, denuncia que recayó en la Fiscalía nº 6 de La Plata.

Marcelo Di Pascua fue pasado a retiro en octubre de 2016 por el ministro de Seguridad Cristian Ritondo, pero un fallo del Juez Federico Arias resolvió que se lo reincorpore y se lo ponga en funciones. Por el otro lado, el denunciado comisario General Bressi, es nada menos que el Superintendente de la Policía con casi cien mil uniformados bajo su mando.

Ésta parodia por parte de Di Pascua fue neutralizada por el Fiscal Marcelo Romero, a cargo de la UFI nº 6 del Departamento Judicial La Plata, entendiendo que la misma buscaba distorsionar la acusación similar que pesaba en su contra.

El conflicto que debe importarnos a los ciudadanos, queda expuesto en la denuncia de Di Pascua, dado que en ella se trasluce la fragilidad de las investigaciones que lleva a cabo el Poder Judicial en manos de la propia Policía provincial. Las investigaciones judiciales quedan a disposición de los jefes de las dependencias (Investigaciones Judiciales y Narcotráfico), brindándoles la información y el poder que en muchos casos termina beneficiando negocios criminales de las denominadas "mafias policiales".

Desde que asumió Cristian Ritondo al frente de la cartera de Seguridad, se han realizado inversiones en equipamiento, logística e infraestructura para el funcionamiento de las Policías, pero aún no se ha modificado la estructura funcional de la Fuerza, dejando en manos de las jefaturas el control del territorio y las investigaciones judiciales.

Si bien se comienza a ver en la calle un ordenamiento de la seguridad pública, éste no llega a transformar las estructuras de poder. No se ha ejercido el control de la territorialidad y el ejemplo más claro es el famoso caso de los sobres con plata encontrados en la Jefatura Departamental de La Plata, caso que muestra sólo la punta del iceberg del sistema estructural de corrupción policial, por el cual se destinan los esfuerzos y los medios para la "recaudación" y no para el cuidado de la ciudadanía.

Bressi y Di Pascua han conocido en detalle la administración del Poder policial, el ejercicio de la territorialidad y la estructura de recaudación. Con esto no pretendo caer en falsas acusaciones hacia ninguno de ellos u otros jerarcas, pero en la lectura de la denuncia hacia Bressi, queda a la vista lo que todos los uniformados conocen y nadie quiere terminar.

(*) Esteban Arriada, exclusivo para Cadena BA. 19/02/2017

Técnico Superior en Seguridad Pública. Fundador del Movimiento Policial Democrático. Secretario Nacional de Juventud de la OTR (Organización Nacional de Trabajadores Radicales).



PI Global Media