04-12-2021
"#8M: Hacia un paro internacional por los derechos de las mujeres"
Por Virginia Gómez  @mavirginiagomez

Desde que comenzó el año, hubo 57 femicidios. Uno cada 18 horas, lo que confirma la situación de emergencia por violencia de género que vivimos las mujeres. Sin embargo, el 11 de enero en el Boletín Oficial, y con la firma del Jefe de Gabinete nacional Marcos Peña, se publicó una quita de 67 millones de pesos del presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres. Aunque la titular del mismo, Fabiana Tuñez, comunicó que la decisión fue un "error", hasta el momento no se ha publicado por los canales oficiales ninguna rectificación.

En una conferencia de prensa, brindada el jueves por la tarde, el presidente Macri se refirió a otros supuestos "errores" del gobierno, haciendo referencia a la baja de las jubilaciones por un "tecnicismo matemático" y a la condenación de una deuda de 70 mil millones de pesos al Grupo Macri, que dirige su propio padre. Más que errores, de lo que se trata es de un Gobierno que mide a cada paso cuánto puede avanzar sobre las conquistas de los trabajadores, las mujeres y el pueblo. El repudio de la sociedad, ante ambas decisiones, lo han hecho retroceder. 

Pero no sólo de errores vive Cambiemos. Atravesamos una coyuntura donde crece el malestar social, por las medidas económicas adoptadas por la coalición de gobierno, en acuerdo con los gobernadores de las provincias, y de los diputados y senadores de otros bloques que los acompañan, como el FpV y el Frente Renovador.

Los despidos, la creciente flexibilización laboral que quieren imponer los empresarios, junto con el ajuste, por el tarifazo y la inflación, más la irrisoria paritaria propuesta a las docentes (de $250 por 4 cuotas), perjudica especialmente a las mujeres trabajadoras. Porque con los aumentos de la explotación capitalista, sobre una fuerza laboral cada vez más feminizada, se recrudece también el peso de las tareas domésticas llevadas adelante sobre todo por las mujeres, haciendo más pesadas las cadenas de la opresión.

La creciente, y a la vez evidente, dificultad de las mujeres para conseguir, bajo este régimen social y económico, la autonomía material de sus relaciones familiares, también es un condicionante, entre otros, para poder salir de situaciones de violencia machista que atraviesan. Por eso necesitamos enfrentar estas políticas de ajuste del gobierno, y conseguir la implementación de verdaderos planes de asistencia a mujeres que se encuentran en esa situación, pero en la vía de superar el actual régimen económico, social y político, que produce relaciones sociales no solo desiguales, sino también aberrantes.

El próximo 8 de marzo se está organizando un paro internacional contra la violencia machista y los derechos de las mujeres. En más de 30 países hay convocatorias, expresando que estamos ante un fenómeno extendido y profundo, provocado por el hartazgo que sienten las mujeres ante sus padecimientos diarios.

En la Argentina, el #8M se puede transformar en una primera huelga política contra el Gobierno. Por eso, las centrales sindicales que están en la tregua, aunque prometen en algunos casos "acompañar", no convocan asambleas y plenarios en los lugares de trabajo, para organizar una verdadera acción de la clase trabajadora por los derechos de las mujeres. Conquistar las medidas de fuerza necesarias para poner en el centro de la agenda política nuestras demandas, es también una tarea. En la perspectiva de construir un movimiento de mujeres independiente, que apoyado en la fuerza de las trabajadoras junto a sus compañeros pueden parar el país (y el mundo). Y así obligar al Estado y las patronales a dar respuestas inmediatas, para paliar el flagelo de las mujeres.

El #8M se prepara entonces un paro por nosotras. Si este es contundente, no sólo las mujeres estarán en mejores condiciones para enfrentar ataques, como los recortes de presupuesto, en la perspectiva de conquistar derechos. Lo será también para quienes enfrentan despidos, para quienes se proponen romper los techos de las paritarias a la baja y para los jóvenes que repudian la criminalización y defienden la educación. Paremos entonces por las mujeres.  

Virginia Gómez. Exclusivo para Cadena BA. 17/02/2017
Licenciada en Ciencia Política (UBA). Docente. Staff de "La Izquierda Diario"