24-06-2017
En Curso Introductorio al ciclo lectivo 2017
Julio Alak, Gabriela Cerruti y Florencia Saintout disertaron sobre Medios, Justicia y Poder en Periodismo de UNLP
"Luego de la dictadura de 1976, el poder económico no podía usar más el aparato militar para filtrar la voluntad popular por el repudio y el descrédito a ese proceso sangriento, y el instrumento que encontraron para hacerlo fueron los medios de comunicación", apuntó el ex Ministro de Justicia y DDHH de CFK, junto a la decana Saintout y la periodista militante K, Gabi Cerruti en una charla ante ingresantes a la carrera de  Periodismo de la UNLP.
En el marco del Curso Introductorio al ciclo lectivo 2017 que se desarrolla en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, el lunes 13 se llevó a cabo una charla sobre Medios, Justicia y Poder, que contó con la participación del ex ministro de Justicia y DDHH de la Nación, Julio Alak; la periodista y directora del portal Nuestras Voces, Gabriela Cerruti; ; y la decana de la mencionada Unidad Académica, Florencia Saintout.

Saintout dio la bienvenida a los expositores y explicó el objetivo de la mesa de debate. "Se trata de reflexionar sobre un tema que siempre fue importante, pero cuya relevancia se hace cada vez más visible: la articulación de un tridente feroz conformado por el poder financiero, los medios masivos de comunicación y el sector dominante del poder judicial", dijo la decana y agradeció la gran presencia de público que colmó el aula anfiteatrada Rodolfo Walsh. 

"Para nosotros es un enorme gusto recibirlos y creemos que estos espacios de debate son imprescindibles en momentos de tanta mentira y desinformación", agregó la militante "cristinista".

También consideró que "esta alianza, que es cada vez más peligrosa para nuestra región, ha actuado sistemáticamente contra los gobiernos populares  desestabilizándolos y, cuando no ha podido hacerlo a través de elecciones, han sido un agente central para los golpes de estado"

En este sentido, reflexionó sobre las próximas elecciones en Ecuador del 19 de febrero, donde "la continuidad de la Revolución Ciudadana esta siendo una vez más atacada por este tridente, por este brazo que pega a los más humildes, a los más necesitados de justicia que siempre han sido olvidados".

La directora del portal Nuestras Voces, Gabriela Cerruti, que además es graduada y docente de la Facultad de Periodismo platense, sostuvo que "cuando se piensa el sistema republicano de gobierno se piensa en el Poder Ejecutivo, votado por los ciudadanos, el Poder Legislativo, votado por los ciudadanos, y el Poder Judicial que es la forma en que el poder y los conservadores se plantan en algún lugar para ver de qué manera van a poder frenar lo que las democracias populares decidían", y añadió que, en ese momento, la prensa surge "a favor del pueblo como una manera de imponer las ideas y de dar la batalla".

"El gran problema que tenemos de un tiempo a esta parte es que, desde que la prensa se piensa como un cuarto poder, nos encontramos con que tenemos dos poderes votados por el pueblo y dos que no son elegidos por el pueblo pero que son los que concentran los recursos económicos, las herramientas institucionales para permanecer en las estructuras de poder y son los que cada vez más intentan imponer a la sociedad qué es lo que se puede hacer y lo que no", agregó la ex legisladora de la CABA.

"Una de las patas fundamentales de la República y la Democracia tenía que ser la información como un servicio público, porque el voto universal estaba garantizado si el ciudadano estaba bien informado", dijo Cerruti y explicó que "estamos hoy en una democracia donde los ciudadanos no se pueden informar porque muchas veces lo que informan esos medios concentrados no es lo que pasa en la realidad sino lo que conviene a sus negocios e intereses".

"La Justicia y los medios de comunicación en Argentina no siempre están haciendo lo que dice el partido gobernante, muchas veces le imponen al partido gobernante lo que tiene que hacer", sostuvo la periodista militante K.

Por otro lado consideró que "la batalla que tenemos por delante contra estos poderes fácticos que hoy volvieron al poder es fenomenal y nos volvemos a encontrar con los mismos que venimos combatiendo desde 1880".

Además, consideró que "así como en los 90' las 'joyas de la reina' eran las empresas del Estado que se privatizaron, esta vez parecen ser los recursos naturales lo que vinieron a buscar"

"Durante esos años, nosotros como periodistas comenzamos a judicializar la política a través de nuestras investigaciones, pero hoy se ha llegado al extremo de absurdo en el que la justicia le dice a los medios qué publicar", consideró.

Finalmente analizó el estrecho vínculo entre los principales medios de comunicación y el gobierno, y sostuvo que "el acuerdo que tienen Clarín y La Nación no es un acuerdo de pauta publicitaria, es un acuerdo de proyecto de país". En este sentido, ejemplificó con la gran cantidad de licitaciones que ganó el Grupo Clarín en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como contratista del Estado, donde ocupa el segundo lugar de los más beneficiados.

"Es cierto que tenemos que transformar la Constitución y la Justicia, pero es fundamental que generemos un cambio en la sociedad porque los jueces son permeables al poder económico, pero también son permeables al poder popular; el pueblo tiene que ser capaz de imponerle a los jueces lo que tienen que hacer, mientras no lo hagamos el camino va a ser difícil", concluyó.

Por su parte, el ex ministro de Justicia de la Nación, Julio Alak, manifestó que existe una confrontación clara a lo largo de toda la historia que se da entre el poder económico y el poder popular. "Hablar de poderes del Estado es un error porque solo hay dos poderes: el poder que está en el pueblo y el poder económico; no deberían llamarse poderes, sino funciones, porque si les llamamos poderes estamos negando que el verdadero poder está en el pueblo", argumentó.

Además, afirmó que "la lucha es milenaria, ha tenido avances y retrocesos, pero eso no quiere decir que ninguno de nosotros vaya a cambiar de bando; el poder económico no se va a resignar a que vayamos hacia un mundo de iguales". En este sentido, expresó que la justicia fue creada por el poder económico y esta finalmente se adaptó a él. Según Alak, así se explica la convalidación por parte de la Justicia de todos los golpes de Estado que se realizaron en nuestro país.

"Luego de la dictadura de 1976, el poder económico no podía usar más el aparato militar para filtrar la voluntad popular por el repudio y el descrédito a ese proceso sangriento, y el instrumento que encontraron para hacerlo fueron los medios de comunicación", aseveró.

"El poder judicial tiene un déficit democrático", dijo Alak y cuestionó la creación en 1994 de "un Consejo de la Magistratura que implica que la justicia se retroalimente por sí misma y el pueblo la sostenga sin participar de ella; no cuestiono su existencia, pero en su conformación debería haber una preeminencia del poder popular".

Por último, el ex ministro propuso tres ejes sobre los cuales pensar una posible democratización de la justicia: en primer lugar, una conformación del máximo tribunal del país más amplio, ya que "una Corte con más miembros es más difícil de manipular que una Corte pequeña"; en segundo lugar, una modificación en la conformación del Consejo de la Magistratura; y por último la creación de un tribunal constitucional "que impida que un juez trabe durante años leyes sancionadas por el Congreso, como sucedió con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual".

"El desafío sigue siendo luchar por una democracia plena, avanzar hacia un poder judicial que se asemeje más al pueblo y que los medios de comunicación sean finalmente democratizados", concluyó.

 



PI Global Media