27-06-2017
"Los opositores cubanos aseguran que el cambio será paulatino"
Por Belen Marty @belenmarty
Fidel Castro fue responsable de 3.117 ejecuciones documentadas y de 1.162 ejecuciones extrajudiciales, según datos del grupo de investigación Cuba Archive. Lejos de ser declarado por los medios del mundo como criminal de guerra o dictador, su muerte fue catalogada como la de un viejo simpático que luchó por una causa justa.

Tras el fallecimiento de ex líder de la isla mucho se ha escrito y reflexionado sobre el futuro de los cubanos dentro de Cuba. ¿Qué pasará ahora? ¿Será Raúl capaz de mantener el poder y detentar el poder físico tras la muerte de su hermano? ¿Le queda a la revolución capital simbólico o es una forma más larga de llegar al camino inevitable de la apertura?

Rosa María Payá, presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, e hija del activista por los derechos humanos Osvaldo Payále explicó a Cadena Ba que lo que estamos viviendo es el fin de una era. Para ella, llegó el momento de que los cubanos puedan decidir políticamente sobre su futuro.
"(Ese es) Un derecho que tenemos todos los cubanos por nuestra condición de seres humanos. Un derecho que ha sido violado por más de medio siglo y que se nos niega en la Constitución cubana vigente", sostuvo en una entrevista con el Washington Post. 

Los ciudadanos cubanos tienen explícitamente prohibido por la Constitución comunista determinar el sistema económico, político y social que quieran tener. "Por eso, la iniciativa ciudadana Cuba Decide invita a todos, incluso a los consolidados líderes internacionales, así como a los presidentes electos y en funciones, a apoyar la realización de un Plebiscito Vinculante sobre la opción de cambiar a un sistema democrático", añadió.

Ella sostiene que el plebiscito vinculante es la única forma que les queda para poder garantizar la oportunidad de participación institucional y empezar de una vez por todas con una transición. El cambio, estimó la activista, debe empezar dentro de Cuba.

"La movilización ciudadana por el plebiscito vinculante es el camino que usaremos para liberarnos y liberar América Latina de la injerencia imperial del régimen a través de la Seguridad del Estado cubana. Esperamos contar con el apoyo del mundo democrático a los ciudadanos de Cuba", indicó Payá.

Todo esto sucede bajo un régimen que coarta todo tipo de libertades civiles y económicas. Que puede darse el lujo de apresar a alguien por leer un periódico extranjero o repartir consignas antisocialistas en un papel. Con la indiferencia de gran parte de la comunidad internacional, Castro se mantuvo en el poder por 47 años, mientras que dictadores como Pinochet lo estuvieron 16. Es decir, Fidel duró casi 3 dictaduras del chileno. Una locura que en cualquier otro país del mundo hubiera sido condenado muchísimo tiempo atrás por progresistas que dicen defender una democracia a medias.

Mientras discutimos si fue buena o no la revolución socialista, los disidentes dentro de la isla la pasan mal. José Luis Ferrer, encarcelado varios años por opositor, quién vivió huelgas de hambre y hasta lo han amenazado con fusilarlo, explicó que niños, adultos ancianos y trabajadores estatales han sido presionados "y otros completamente obligados" a firmar el Libro de Condolencias y el llamado Concepto de Revolución del recientemente fallecido déspota.

"¿Acaso existe igualdad entre la familia Castro y el pueblo humilde y explotado? ¿Viven igual y gastan lo mismo los hijos y nietos de Fidel y Raúl que los hijos y nietos de los ancianos obreros y campesinos que esperan la muerte en completa miseria? Ni siquiera los Castro y sus cortesanos son iguales, los primeros ordenan, los segundos obedecen y viven con miedo. Nadie es igual ante la ley bajo regímenes dictatoriales", sostiene el líder de la organización política (y por política, ilegal) de la Unión Patriótica de Cuba. 

Para él, "hablar en Cuba de libertad plena es burlarse del pueblo oprimido y de toda persona honesta en el mundo". Más aún, Fidel y Raúl, "tratan (al ciudadano de a pie) casi como los nazis a los judíos".

Por su parte, Berta Soler, presidenta de las Damas de Blanco -y con quien tuve el gusto de conversar estando en La Habana- utilizó las redes sociales por primera vez desde la muerte de Castro para difundir persecuciones y arrestos de sus colegas de la organización y aprovechó para criticar el paupérrimo sistema de salud cubana: "Acaso,#Cuba es una potencia médica?,los cubanos se mueren en los hospitales".

Finalmente, Nelson Rodríguez Chartrand, abogado, periodista y disidente, le dijo a Cadena Ba que está feliz por la muerte de Castro ya que ahora "hay un Verdugo menos" y que "el daño antropológico que ha creado ese dictador dejara secuelas por varios años más".

Concluyo  diciendo: "El pueblo de Cuba está enfermo...".

Belén Marty. Exclusivo para Cadena BA. 4/12/2016

Periodista,  Lic. en Comunicación Social (Univ. Austral), Maestrando en Economía y Ciencias Políticas (Eseade). Ex corresponsal Cono Sur y Cuba de Pamam Post. 





PI Global Media